ADOPCINE con José Ignacio Díaz Carvajal. Familia al Instante

Hoy os traigo una película reciente, realizada por el norteamericano Sean Anders: «Familia al Instante» de 2018.

Me gusta mucho porque refleja las complejidades de una adopción múltiple con niños mayores. Y aunque es una comedia dramática, refleja bastante bien el proceso que hay que seguir de formación, de preparación previa a la adopción. El cuestionamiento de las motivaciones. Y la necesidad de no idealizar la realidad posterior y prepararse y cuidarse par no desfallecer. Que adoptar puede ser muy difícil y más niños mayores…y varios hermanos.

El punto conflictivo es cómo eligen en los EEUU a los niños. Y que creo que habría que trabajar con los niños que puedan ver la película. Así como ciertas vivencias de rechazo de los padres a la decisión tomada, que se manifiesta de manera muy cruda.

La recomiendo mucho.
ADOPCINE

 

Es el cine desde la mirada adoptiva.  Sección dirigida por  J.Ignacio Díaz Carvajal, que  cada semana nos propone una película con temática adoptiva además nos brinda una sinopsis y toda la información sobre la película que nos sugiere.

 

Familia al instante (Instant Family) (2018)

Director: Sean Anders
EEUU
2018
Comedia. Cine familiar

Sinopsis: De manera algo impulsiva, la pareja formada por Pete y Ellie deciden adoptar, aunque con dudas y resistencias.
Participan del proceso de selección de hijos y se preparan a través de los servicios sociales para lo que puedan recibir y pronto tienen en casa a Juan, Lita y Lizzy. Tres hermanos biológicos, que tras su luna de miel, van a dar muchas pruebas a estos ilusionados e ilusos padres.Describiendo muy realistamente una adopción múltiple de niños mayores. Con toda su complejidad.

Valoración cinéfila 6/10
Valoración adopción 9

Estupenda película para ver el tema de la adopción sin tantas idealizaciones ni edulcorantes.

Refleja una realidad muy norteamericana, que en otros paises no vivimos. La primera: la posibilidad de escoger los niños a adoptar. Que se puede realizar por catálogos y luego en Ferias de adopción, en la que los padres se encuentran con multitud de niños y tratan de escoger sobre la marcha.

Chirría que estas familias puedan escoger así a los niños.
Creo que si nuestros hijos ven esta película hay que explicarles bien que esto aquí no es posible, ni es así. Les puede dar la sensación que los padres van en plan «voy a comprar un hijo» al supermercado de niños huérfanos o abandonados.
Y aquí no escogemos a los niños por lo que nos gustan. Sino que vienen a nuestras vidas porque nos han elegido como las mejores familias para ellos.

Esta pareja elige a una adolescente y a partir de ahí se complica, pues los servicios sociales les ofrecen adoptar a los tres hermanos que no quieren separarse.
De manera entre cómica y real, pasan por una serie de dudas y de planteamientos, de los que hacen partícipes a sus familiares. Y deciden al final adoptar, casi por oposición al desprecio a esa forma de ser familia, que sienten de ellos.
Luego pasaran por la típica fase de Luna de Miel, en la que presumen en el grupo de padres (del servicio de postadopción local), de que a ellos les va fenomenal, pues les han tocado unos niños estupendos. Son los otros padres y trabajadores sociales, los que se encargan , casi mofándose, de bajarlos a la realidad…que no tardará en aparecer.

Las tensiones por las que pasan son bastante normales en una familia de estas características. Y plantea situaciones super reales, de desobediencia, de gritos, de accidentes, de fallos, de manías, de desapego inicial, de no poder llamarles papá y mamá por su desconfianza…etc
Y encima aparece la madre biológica y se lía un poco…o un mucho, pues parece que todo se va a malograr y ellos no estaban preparados para separarse de estos niños a los que consideran después de algunos meses totalmente suyos. Aunque sabían que estaban en un acogimiento preadoptivo y que había una madre que podría reclamarlos.
Pero la película nos mantendrá en una montaña rusa de emociones hasta el final. Pues podría ser que vuelvan con la madre.
Bueno, una película excelente, para trabajar montones de temas relacionados con la adopción o el acogimiento y de la manera más actual posible: desde la infertilidad, la imposibilidad de hijos biológicos (gays), la de llenar un vacío, o la fantasía de un hijo maravilloso a su medida. Hasta las dificultades en casa, los comportamientos difíciles, las lealtades invisibles con la familia biológica.
Un tema a trabajar, específicamente , si la ven nuestros niños y niñas, es cómo estos padres manifiestan dudas, rechazos, enfados, con respecto a sus hijos…e incluso se plantean no seguir con el proceso. Y hay que aclararles que dudar es humano, y que lo importante es que si se sigue para adelante, es precisamente porque hubo la libertad de elegir y se eligió seguir. Y que eso le da más fuerza al amor que se tiene por esos hijos: un amor por el que se ha luchado y por el que se han superado pruebas internas y externas.

Muy recomendable.

Entiendo que en el original, llamarla «Instant Family» es usando el adjetivo instantáneo, como en el café instantáneo, que echas unos polvitos y ya tienes un café…aunque no de la misma categoría que el hecho a máquina. Pero no sé si habría muchas familias que creyeran que así es como se puede hacer una familia adoptiva. Y no es para nada así. La adopción es un proceso, supercomplejo, donde los afectos, las emociones, las expectativas, los deseos, la cultura, la etnia, etc, juegan papeles, que la hacen completamente diferente de una familia biológica. Y sobre todo las experiencias previas, de abandono o de sufrimiento, que esa criatura pueda traer, incluso recién nacida.
Trivializar el proceso es un riesgo que algunas familias e instituciones pueden correr, por querer que salgan niños del sistema de protección como sea, o por que se quiera ser padres a toda costa, sin tener en cuenta sus complejidades y las dificultades que lo más seguro vendrán.

Para saber más sobre José Ignacio Díaz Carvajal pincha en la imagen.

 

Related Posts