ADOPCINE. El hijo del otro. Por José Ignacio Díaz Carvajal

El hijo del otro: Magnífica película de 2012 que cuenta las vicisitudes de un intercambio de niños accidental al nacer. Y en la que se refleja perfectamente cómo los vínculos más importantes son los del amor, pero que el saber que se tiene una familia biológica, una cultura de origen, e incluso una religión diferentes provocan una necesidad de saber, conocer en persona e incluso vincularse con la otra familia y la otra cultura.

Con el trasfondo del conflicto israelita -palestino la hace aún más interesante.

ADOPCINEJ.Ignacio Díaz Carvajal,  Gran colaborador y socio de AAPE dirige esta sección y  cada semana aprendemos mucho a través de las historias  con temática adoptiva que él nos sugiere.
Adopcine es el cine desde la mirada adoptiva. Películas, documentales y vídeos que tratan la temática de adopción y de acogimiento.

 

El hijo del otro (Le fils de l’autre ) (2012)

Directora: Lorraine Levy
Francia
2012
105 min
Drama

Sinopsis: Cuando se prepara para entrar en el ejercito israelí, Joseph descubre que no es hijo biológico de sus padres. Al nacer, en medio de la guerra, fue intercambiado accidentalmente por Yacine, el bebé de una familia palestina que vive en los territorios ocupados de Cisjordania. El mundo se derrumba alrededor de estas dos familias. El rechazo, la duda, la pérdida de identidad, los prejuicios de raza y religión se erigen como espinosa barrera en sus vidas, y todos deberán intentar superarla a través de la comprensión, la amistad y la reconciliación en una atmósfera dominada por el miedo y el odio. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila: 7/10
Valoración adopción 10

Una película similar a la película de Kore-eda De tal padre, tal hijo
En esta nos encontramos también con un intercambio de niños al nacer, pero en una situación explosiva: la del conflicto palestino-israelí. Con lo que las diferencias familiares se acentúan por odios históricos, basados en motivos religiosos, políticos, culturales, económicos, de injusticias tremendas, etc.
A pesar de la crisis de identidad por la que tienen que pasar ambos adolescentes, lo van resolviendo mejor que sus padres, pues integran a ambas familias. No quieren renunciar ni a su religión (adoptiva) ni a sus padres verdaderos (adoptivos) ni a su cultura, pero tampoco a la familia que saben que tienen en el otro lado de los muros que separan a judios y palestinos (en todos los aspectos). E intentan superar prejuicios, rechazos sociales, dificultades de todo tipo, y encontrarse con dos familias cada uno. En vez de destruir, crean una situación superior.
Esta película, como la de Kore-eda, permite reflexionar sobre la importancia superior del vínculo de apego, de la crianza, frente a lo biológico. Y que en todo caso no hay que renunciar a este otro vínculo, y si se puede elegir, sumar, en vez de restar.
Una solución que para las familias adoptivas, sería la ideal, en el caso de poderse dar de forma sana y constructiva.

La película no es demasiado crítica con la situación palestino-israelí, ni muestra la realidad tan dolorosa que pueden estar viviendo. Más bien da una impresión relativamente amable de la situación, dentro de la segregación que hay.


 

Para visitar el magnífico blog de José Ignacio PINCHA en la imagen

Related Posts