La mochila de los padres. El apego adulto.

MMT,MAP y GMEl pasado viernes tuve la ocasión de conocer en persona a José Luis Gonzalo Marrodán. Al que como profesional sigo desde hace tiempo en su indispensable blog sobre Apego, trauma, desarrollo, resiliencia “Buenostratos”  y leyendo sus libros :”¿Todo niño viene con un pan bajo el brazo?“,” Construyendo Puentes. La Técnica De La Caja De Arena” y el último,” Vinculate. Relaciones Reparadoras Del Vinculo En Los Niños Adoptados Y Acogidos “.

Por la mañana, la Escuela De Familias Adoptivas , de la que es directora Mª Ángeles Prieto, brindó una charla coloquio presencial y online con  José Luis Gonzalo Marrodán y María Martín Titos coordinadora y coautora del libro Mariposas en el corazón , donde se habló sobre vinculación y apego: relaciones reparadoras en niños y niñas adoptados o acogidos.

Podéis ver la charla PINCHANDO AQUÍ
4 mariposas y Gonzalo

Ya  por la tarde AFAM (Asociación de Familias Multiétnicas de Granada) organizó un encuentro con J.L. Gonzalo Marrodán en el que las familias que asistimos pudimos intercambiar experiencias y preguntarle sobre nuestras dudas, preocupaciones o vivencias.También hablamos de su  libro “Vincúlate. Relaciones reparadoras del vínculo en los niños adoptados y acogidos”.

Libro editado por Desclée de Brouwer, publicado en septiembre de 2015. Del que quiero destacar  un capítulo que me ha llamado poderosamente la atención :

El apego adulto: es según nuestra historia recordada

En el que nos ofrece un ejercicio de reflexión y nos invita a hacernos una serie de preguntas para poder tener “un estado mental con respecto  al apego” que es “cómo una persona adulta evoca, en un momento dado, los recuerdos que de sus experiencias con sus figuras de apego tiene almacenadas en su memoria y cómo reflexiona sobre los mismos”.

Este capítulo posee  un apartado titulado:

 “Representaciones de apego en los padres adoptivos o acogedores de los niños y adolescentes: pueden saltar chispas”. 

La representación mental que tengamos -el tipo de relación que tuviéramos con nuestros padres y el patrón mental que esta relación haya creado en nosotros-, es del todo trascendente a la hora de vincularnos con nuestros hijos, de criarlos y de educarlos.

mochila padresrr fraseA grandes rasgos el capítulo habla de los patrones de apego con rasgos distintivos más marcados y nos invita a trabajar el autoconocimiento personal mediante la reflexión, a interpretar nuestra historia personal y reconstruirla (recomienda hacerlo con  ayuda de un profesional) para poder ayudar a que el niño desarrolle un apego seguro y como padres podamos  criar y educar a nuestros  hijos  ya que “el choque de las representaciones de apego (del adulto y del niño) puede resultar nefasto para este último (adoptado o acogido y que proviene de una experiencia de apego inseguro) que necesita por lo menos un adulto que sea capaz de ser fuente reparadora de seguridad para el niño.”

Por ejemplo aquellos padres y cuidadores con un estado de mente con respecto al apego predominantemente seguro y que poseen además capacidad para la empatía favorecerá la reparación de apegos inseguros en los niños. Estos padres serán más flexibles, mostrarán más sensibilidad y empatía y una mayor disponibilidad emocional hacia un niño ansiosamente inseguro.

Los padres adoptivos o acogedores con patrón de apego evitativo  pueden maximizar la independencia del niño, ser demasiado distantes, obsesionarse con los logros y someter a este a niveles de funcionamiento cotidiano(hábitos, reglas…) rayanos en la rigidez. Pueden cargar las tintas con las normas mostrando déficit en afectividad y una habilidad empática deficiente. Además pueden minimizar la historia de vida y el daño padecido por el menos de edad. Al no reconocer el dolor y el sufrimiento del niño o joven y verlo todo en términos de normas y conductas a obedecer, las posibilidades de reforzar su apego inseguro son altas.

[…]

Padres adoptivos o acogedores con patrón de apego preocupado pueden abrumar al niño debido a sus propios miedos e inseguridades no resueltos, provocan a menudo respuesta de lucha o huida en los niños o jóvenes con apego ansioso-ambivalente desorganizado. Estos padres pueden mostrarse ansiosos o invasivos con el niño, y con esto subrayando más sus límites que sus fortalezas. […]Estos padres pueden cargar las tintas en exceso en relación a la historia del niño o joven y no fomentar su autonomía, no dando oportunidades para potenciar su seguridad…

También hay una categoría que se denomina apego ganado a la seguridad. Hay personas que pese  a tener una historia de apego temprano inseguro gracias a su fuerte capacidad reflexiva ha transformado su apego inseguro en uno ganado a la seguridad consiguiendo hacer una transformación resiliente. De ahí la importancia de reflexionar sobre uno mismo, a interpretar nuestra historia, reconstruirla y asimilarla.

Como padres somos un elemento crucial para que nuestros hijos desarrollen un apego seguro tenemos que formarnos e informarnos para criar y educar a nuestros hijos “con capacidad  para contener sus emociones e impulsos y con un total respeto a la autonomía, sin invadirles ni intoxicarles con emociones negativas propias, dándoles seguridad”.

Creo que leer este libro y aceder a los múltiples recursos que José Luis Gonzalo Marrodán ofrece, tal como gran cantidad de direcciones de youtube con videos amenos y didácticos, nos ayudará a entender y a entendernos. Ya que en el proceso del vínculo como padres somos actores y no meros directores.

Podéis ver la presentación del libro en  la Escuela De Familias Adoptivas PINCHANDO AQUÍ