Si no se llega al corazón no se aprende. Sobre la ponencia de Rosa M. Fernández

Bajo el título “El arte de generar posibilidades”, la Asociación Biraka Organizó  en Vitoria-Gasteiz las II Jornadas de apego, Resiliencia y Parentalidad Positiva en febrero de 2017. Entre el elenco de profesionales que hablaron sobre la importancia de permitir al otro ver más allá de sus dificultades o problemas y sobre el arte de conectar  Rosa María Fernández presentó la ponencia:

Las huellas de las experiencias tempranas en el cerebro. ¿Qué efectos tienen en el aprendizaje escolar?. En la que compartió contenidos científicos sobre el cerebro y su funcionamiento de una manera que llegó al corazón de todos los asistentes, porque “si no se llega al corazón no se aprende”.

Con prólogo de Mª Elena Rodríguez Borrajo, terapeuta infantil especializada en desamparo temprano y directora de Alen, Centro de Atención Psicológica de la infancia. la cual relata cómo se conocieron y entablaron amistad y del que destacamos el siguiente párrafo:

Una de las cosas fundamentales que he aprendido, es ayudar a la familia a comprender el porqué de las dificultades. Esto evita que se inicie la lluvia de culpas que suele producirse cuando no entendemos el porqué de las cosas. Las culpas salpican a los padres, quienes pueden considerar que no son lo suficientemente buenos; o a los chicos, que pueden creerse la fuente de la dificultad; o pueden caer sobre la genética, no lo suficientemente buena y además convenientemente lejana.

De  “Las huellas de las experiencias tempranas en el cerebro” cuya lectura recomendamos vivamente junto con los otros libros de Rosa Mª “¿Por qué les cuesta aprender a mis hijos? Entre hipocampos y neurogénesis y “Neuropsicología del Abandono y Maltrato Infantil”,  vamos a destacar unos párrafos que os harán sentir  la inmediatez de su discurso y la razón que muchas voces esgrimen para pedir un nuevo tipo de escuela que sea capaz de comprender y ayudar a nuestros hijos.

“Al ser madre, me he tenido que enfrentar año tras año a la falta de conocimientos que, en general, los maestros de primaria poseen sobre neuropsicología y sobre la repercusión que tiene el desamparo temprano en el desarrollo del sistema nervioso. Por esa experiencia personal decidí que, al menos los alumnos de educación que pasaran por mis manos, debían saber ciertas cosas sobre el funcionamiento del cerebro.

[…] Los seres humanos nacemos totalmente desprotegidos, somos una especie altricial y dependemos totalmente de una figura principal que nos proporcione los cuidados necesarios, la seguridad, la protección, el alimento, etc. Esta figura, por lo general, es la madre.

Nunca conseguí que los maestros de mis hijos entendieran importante que es la figura principal del niño para el desarrollo de su cerebro. Que la institucionalización, el aislamiento o no coger en brazos a un niño implican que ese cerebro esté absorbiendo un medio ambiente, un entorno, que no es precisamente adecuado. Aunque un niño esté bien alimentado, nadie le pegue o esté caliente, el hecho de que le falte una figura principal, que su mamá no le coja, no le cuide, no atienda sus necesidades, el hecho de que el niño no se sienta seguro… Altera el desarrollo normal del sistema nervioso y además en una época cerebral fundamental cuando está en pleno desarrollo.

[…] Mucha gente no cree que un bebé de pocas horas de vida para quedar marcado. Piensan que son exageraciones de madres hiper protectoras, que no saben qué hacer con su hijo o como educarle.

Su conferencia sigue y explica como afecta el abandono, el aislamiento y la falta de cuidados y estímulos amorosos afecta en el aprendizaje de los niños adoptados y cómo estos perciben el mundo que les rodea, y resaltamos una frase que nos parece absolutamente perentoria:

“Nosotros como padres, si se me permite la expresión, vamos en bragas a la adopción, pero los especialistas no pueden permitirse estar desinformados. Ni médicos, ni psiquiatras, ni maestros, ni psicólogos. Yo, como madre, puede ser un ignorante; los profesionales no”.

Aunque no es esta con la que concluye Rosa Mª Fernández su conferencia que la termina de una manera absolutamente genial, como lo es toda la ponencia desde el principio al final.

Pero eso como el resto imprescindible de su conferencia lo dejamos para que la leáis y aprendáis todo lo que hemos aprendido  y para que lo compartáis, porque y no es hacer publicidad encubierta, creemos firmemente que compartiendo lo aprendido es como podremos conseguir una mayor comprensión y una sociedad que entienda mejor y valore a nuestros hijos y empiece a tratarlos cómo necesitan y se merecen.

Gracias desde aquí a Rosa Mª Fernández por todo lo que estás aportando para que esto pueda llegar a ser como esperamos, más pronto y más rápido, porque son muchos niños que lo necesitan.

 

Este libro recoge la conferencia que Rosa Mª Fernández ofreció en las «Jornadas de apego, resiliencia y parentalidad positiva» que la Asociación Biraka organizó en Vitoria-Gasteiz (febrero 2017):

Título: Las huellas de las experiencias tempranas en el aprendizaje. ¿Qué efectos tienen en el aprendizaje escolar?
Autora: Rosa Mª Fernández García
Prólogo: Mª Elena Rodríguez Borrajo
Colección: Microbooks
Género: No ficción
Número de páginas: 56
ISBN: 978- 84-947372-4-4
Formato: rústica
Publicación: octubre, 2017