ADOPCINE con José Ignacio Díaz Carvajal. Un Monstruo Viene a verme.(2016)

Un monstruo viene a verme, 2016, es otra de las películas recientes, que trata el tema de la adopción.

En este caso tenemos a un niño que puede perder a su madre y que su padre vive en otro continente, con lo que tiene que pasar a vivir con la abuela, con la que no se entiende muy bien.

Nos ayuda a ver el dolor por la pérdida de  nuestros niños y niñas, así como mecanismos de fantasía, de desahogo de la rabia, o de la pena, que pueden usar. Y cómo no siempre les entendemos en su expresión de sentimientos, pero que los tienen y muy complejos. Y que si no los pueden compartir, les pueden causar mucho sufrimiento añadido, sobre todo cuando pueden culparse por ellos.

Gran película todavía en cartelera.

J.Ignacio Díaz Carvajal,  Gran colaborador y socio de AAPE dirige esta sección y  cada semana aprendemos mucho a través de las historias  con temática adoptiva que él nos sugiere.
Adopcine es el cine desde la mirada adoptiva. Películas, documentales y vídeos que tratan la temática de adopción y de acogimiento.

 

Un monstruo viene a verme (A Monster Calls) (2016)

Director: J.A.Bayona
España
2016
100 min

Drama, animación.

Sinopsis: Tras la separación de sus padres, Connor (Lewis MacDougall), un chico de 12 años, tendrá que ocuparse de llevar las riendas de la casa, pues su madre (Felicity Jones) está enferma de cáncer. Así las cosas, el niño intentará superar sus miedos y fobias con la ayuda de un monstruo (Liam Neeson), pero sus fantasías tendrán que enfrentarse no sólo con la realidad, sino con su fría y calculadora abuela (Sigourney Weaver). Con este nuevo trabajo J.A. Bayona cierra su trilogía sobre las relaciones maternofiliales, que inició con “El orfanato” y continuó con “Lo imposible”. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 8/10
Valoración acogimiento 7/10

Gran película, multipremiada en los Goyas y en otros certámenes, que nos cuenta la realidad de un niño que se está separando de su madre que puede morir y que no puede contar con su padre, alejado y poco sensible a sus necesidades.
En forma de cuento de monstruos, la película nos va haciendo ver la complejidad de los sentimientos de los niños acerca de las enfermedades y muerte de los padres, que pueden generar no sólo pena o rabia, sino un sentimiento de odio y rechazo, dificiles de digerir y que hacen muy difícil su canalización y el poder ser entendidos por los que les rodean.
En este caso el monstruo le plantea acertijos con sus cuentos, que hacen pensar al niño y poder ir sacando la mezcla de sentimientos encontrados que tiene, y por otro lado el niño puede reconciliarse con su interior, primero y con el exterior después. Pudiendo perdonar a la madre que se muere, al padre que abandona y a la abuela, con la que no se lleva, pero que es la que tiene que acogerle en esta situación límite familiar.
Es una gran película, que nos aleja de la visión antigua y simplista de que lo mejor con los niños es alejarles de la verdad y de la muerte, pues no van a entederlo. Y el problema es que de todos modos lo van a vivir, pero a solas y con mucho miedo.

 


Para ir al blog de José Ignacio Díaz Carvajal PINCHA EN LA IMAGEN

Related Posts