Escuela, SOS Niño vulnerado. Por Mercedes Moya

Parece de Perogrullo pero muchas personas desconocen aún que un orfanato (y aquí habría que hablar de países) no es una guardería. Que el problema no es que no haya juguetes, tampoco que no haya comida suficiente, es que tampoco hay caricias, ni mimos, ni abrazos, ni estímulos… si tienes miedo, o hambre o  te escuece el culo ya puedes llorar pero no te van a atender cuando tú lo necesites sino cuando te toque, porque hay 25 o 30 niños llorando a la vez, demandando como tú. Y esto no va a enseñar a regularte.

Somos seres altriciales, absolutamente desvalidos, el tamaño de nuestro encéfalo al nacer, es la tercera parte del que tendrá cuando alcance su máximo desarrollo, y eso significa que en el momento del nacimiento nos encontramos muy lejos de estar en de plenas facultades neurológicas y cognitivas. Una gacela es parida en el bosque y a los pocos instantes está corriendo y saltando porque si viene un tigre (lobo, chacal, león) se la come y además enseguida busca la teta de su madre para alimentarse. Un bebé humano es parido en el bosque y si su madre no lo protege, se lo come el tigre o se muere, porque ni va a echar a correr ni va a buscar la teta de su madre. Llorará eso sí y demandará esa ayuda y mientras no la recibe siente que se muere…

Un niño al que se le atiende cuando lo necesita y cómo lo necesita va interiorizando que el mundo es un lugar confiable y los adultos son seres necesarios y de fiar…crece confiado, día tras día y su madre o cuidadora le enseña a regularse, le muestra el patrón tengo una necesidad (hambre, caca, gases…) -pido ayuda-me atienden-me calmo y confío. Esto es la base de la formación de un vínculo seguro, va a ser clave en su desarrollo y también en la construcción de su identidad.

En cambio un niño que ha estado llorando sin parar porque nadie le hace caso, un día deja de llorar y  aprende que el mundo es peligroso y no es confiable, internaliza su desconfianza en los adultos que le han fallado, no le han atendido, le han hecho daño o han desaparecido.

Va a vivir en un estado continuo de alerta, de ansiedad. Su desarrollo va a sufrir alteraciones y desorganización también padecerá su manera de vincularse y hasta su sentido de propiacepción en el mundo, algo que no se limita únicamente al plano físico sino que incide también en los aspectos sociales y relacionales.

El abandono es una herida abierta en carne viva, «Sin cuidados, morimos. Sin cuidados, muere el bebé recién nacido. Sin cuidados no hay desarrollo sano.“ (Necesidades en la infancia y en la adolescencia. Respuesta familiar, escolar y social de Félix López, Catedrático de la Universidad de Salamanca). Una herida de por vida para muchos niños y niñas que lo sufrieron y lo sufren. Vivir con sensación de culpa, porque se culpan, ellos siempre se culpan, y ese ruido constante de las preguntas: ¿Porqué me abandonaron? ¿Por qué no vinieron a buscarme?

Esas situaciones  de carencia, de negligencia, de falta de cuidados, van a dejar una huella en el niño en forma de trauma. EL TRAUMA por definición es una situación que va más allá de lo que puede sobrellevar la capacidad de una persona. Y si esas situaciones adversas han sucedido en lo que se denomina infancia temprana (etapa crucial desde la gestación, -inclusive-, hasta los 5-6 años de vida) es lo que se denomina Trauma por Adversidad en la Infancia Temprana. Y va a influir en su desarrollo físico y emocional.

Muchos niños han tenido muchas carencias y han vivido cosas y situaciones que no podemos ni imaginar. Han sido vulnerados, han sufrido abandono, malnutrición, falta de estímulos y cuidados, institucionalización, maltrato (abuso emocional, físico), abusos sexuales, maltrato uterino (¡qué temprana pude ser la adversidad temprana!) …

En realidad no sabemos lo que esos niños han sufrido. Ni los propios padres sabemos por lo que han pasado nuestros hijos.

Estos niños llegan con mucha desventaja al sistema escolar. Tienen un bagaje de experiencias muy diferentes a las vividas por sus compañeros de colegio.  Los demás se han sentido amados, mirados, cuidados,  y seguros. Sin embargo muchos de estos niños no sólo no han sentido ni vivido esas experiencias que consideramos normales sino que muchos se han pasado largos periodos inmovilizados por una manta en una cuna, mirando al techo, hasta algunos tienen el cráneo deforme por esa circunstancia.

Han sufrido mucho y lo manifiestan en su dificultad de aprendizaje y en su manera de comportarse. Su comportamiento es síntoma de su sufrimiento. Lo pasan mal y se portan mal.

No sólo es lo que enfrentan en la escuela (y lo hacen solos, los dejas en la puerta del cole y allá van día a día).

No sólo son las materias. Que les cuestan un esfuerzo brutal.

No sólo es el relacionarse con sus iguales (¿iguales?).También entra en la ecuación el  “descubrir” que es diferente, el intentar adaptarse a lo desconocido y a “lo bueno”, que tampoco es tan fácil,  y que sus compañeros le pregunten dónde está tu “verdadera madre”, o te pongan en evidencia que tu piel, tus ojos o tu pelo es diferente para peor (y cosas así duelen y mucho…)

Es empezar desde muy pronto a cuestionárselo todo. ¿Qué tengo de malo? ¿Por qué a mí?

Esos niños a los que a primera vista no parece pasarles nada, tienen dificultades con el aprendizaje y/o tienen problemas de conducta. Detrás puede haber miedo, vergüenza, y mucha inseguridad y desconfianza que les impide confiar en los demás, apoyarse en los demás. No tienen interiorizado el patrón de seguridad/confianza, de regulación. Y no van a ir corriendo a un adulto para que les ayude cuando lo necesiten. No se fían. Aprendieron bien pronto que las personas adultas no son de fiar, ni siquiera las que se supone tenían que cuidarles y protegerles.

Es complicado, son complicados, pero la complicación se asiste  con la implicación y por eso necesitan aliados en su principal campo de batalla, la escuela, que es un lugar de  aprendizaje pero también de acompañamiento, de desarrollo y de ayuda.

Una infancia infeliz no determina la vida  sentenciaba Boris Cyrulnik, padre del concepto de resiliencia en psicología y ahí tenemos a Steve Jobs, a John Lennon….Pero sí que puede condicionar los años de infancia que le siguen, sobre todo con lo que tiene que ver con desarrollo y aprendizaje.

Por eso es tan importante que a los maestros les llegue un mensaje de SOS NIÑO VULNERADO, para que los entiendan y quieran convertirse en maestros tutores de resiliencia. Alguien con quien el niño puede lograr sentirse seguro, querido incondicionalmente, crecer y sobreponerse. (Boris Cyrulnik, de nuevo)

Porque  si en vez de verlos como niños problemáticos, los ven como niños con problemas a los que hay que ayudar,  que dotar de estrategias y recursos para afrontar situaciones que les sobrepasan, que se les van de las manos; en vez de verlos como una complicación, los ven como una oportunidad de crear en ellos una huella diferente a la que traen, una huella de confianza, seguridad y resiliencia, de verdad que no se me ocurre una razón más bonita de su existencia como docentes y como seres humanos, que les convierta en seres enormemente necesarios, que la de ayudar con su trabajo de maestros /as a otros seres humanos tan necesitados de su ayuda, porque ellos con su trabajo, y en equipo con otros profesionales y las familias son claves para cambiar la vida de esos niños y de sus familias. Porque como dice Pilar González Moreno,  gran maestra de escuela y colaboradora incansable de esta web y de la guía para la detección  y ayuda en la escuela de las dificultades de aprendizaje por T.A.T. : La escuela ante todo ha de humanizar.

 

La GUÍA PARA LA DETECCIÓN  Y AYUDA EN LA ESCUELA DE LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE POR T.A.T es una iniciativa de Adopción Punto de Encuentro y  sus autores son el equipo formado por Mercedes Moya  HerreroMaría Martín TitosPilar González Moreno, Daniel Álvarez Santamaría. Con la supervisión de Juan de Dios Fernández Gálvez, Maestro y Orientador escolar y Profesor Colaborador Extraordinario de la Universidad de Granada, Jesús Domingo Segovia Catedrático de Didáctica y Organización Escolar en la facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada .

 

PDF DESCARGA GRATIS: GUÍA DIFICULTADES DE APRENDIZAJE EN LA ESCUELA POR T.A.T.

El objetivo es que llegue al mayor número de docentes y orientadores posible.

Agradecemos su difusión

 

 

Título: Dificultades de Aprendizaje en la Escuela por Trauma por Adversidad Temprana (T.A.T.) Guía para la Detección y Ayuda.

Equipo que ha confeccionado esta guía:  Mercedes Moya  Herrero, María Martín Titos, Pilar González Moreno, Daniel Álvarez Santamaría.

Supervisión :  Jesús Domingo Segovia, Juan de Dios Fernández Gálvez.

Edita: www.adopcionpuntodeencuentro.com

Maquetación:  Mercedes Moya Herrero©

Dibujos y viñetas: www.plantillaspower-point.com

Edición: Abril 2021

Related Posts

Leave A Comment

You must be logged in to post a comment.