ADOPCINE con José Ignacio Díaz Carvajal. De padres a hijas.

Hoy traigo una película del 2015, protagonizada por Russell Crowe , Amanda Seyfried y Aaron Paul: “De padres a hijas”.

Es muy interesante por cómo muestra el trastorno de abandono encarnado en una adulta que es incapaz de tener relaciones estables , ni siquiera cuando es verdaderamente amada.

Con los flashbacks que realiza, podemos entender mejor, cuales son las causas de estas dificultades y ver que aunque profesionalmente pueda ser una persona eficaz, es en lo afectivo e íntimo , donde no puede funcionar como desearía.

Una película a ver.

 

 

 

J.Ignacio Díaz Carvajal,  Gran colaborador y socio de AAPE dirige esta sección y  cada semana aprendemos mucho a través de las historias  con temática adoptiva que él nos sugiere.
Adopcine es el cine desde la mirada adoptiva. Películas, documentales y vídeos que tratan la temática de adopción y de acogimiento.

 

De padres a hijas (Fathers and Daughters) (Padri e figlie) (2015)

Directora: Gabriele Muccino
EEUU
16 min
2015

Drama
Sinopsis: Historia de la relación entre un padre y su hija a lo largo de 25 años. Todo comienza en Nueva York en la década de los 80, donde Jake Davis (Russell Crowe), novelista ganador del Pulitzer y viudo reciente tras la muerte de su esposa, lucha contra una enfermedad mental al tiempo que intenta criar a su hija de cinco años. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 7/10
Valoración abandono/adopción 10

Esta película no tuvo muy buenas críticas, tildándola de tópica, melosa, que refleja un estereotipo de la dependencia de las mujeres en las parejas y cosas así, pero a mí me ha encantado, por la cantidad de matices con que refleja el trastorno de apego y la ansiedad de abandono, en una chica ya mayor. Explicando con las vueltas al pasado de dónde pudo provenir todo esto.
Por un lado tenemos a un padre devoto, que se preocupa mucho de cuidar a su hija, pero que no puede. Tras un accidente en el que muere la mujer, él queda con una secuela en forma de trastornos psicóticos y crisis epilépticas. A causa de su internamiento, tiene que dejar a su hija con su cuñada. Y ésta, junto con su marido, le piden que se la deje en adopción. Él se opone pero ellos intentan quitársela a la fuerza.
Por otro lado vemos a la niña ya adulta que tiene unas dificultades enormes para tener una pareja, y vive una sexualidad compulsiva, que no le lleva a crear vínculos estables. En este caso porque padece (sin ella saberlo) una ansiedad de abandono enorme. Algo que le hace evitar el compromiso de pareja y desconfiar de la posibilidad de ser querida de forma continuada y sin que la vayan a abandonar o traicionar.
Tiene un trauma de abandono, debido a la pérdida traumática de su madre y por otro lado por la pérdida paulatina y luego traumática de su padre. Pues aunque él intenta estar presente como antes, no puede por la sobre-ocupación en la que entra para ganar dinero publicando un buen libro, y por otro lado por los estragos de su propia enfermedad mental.

La protagonista encuentra a la horma de su zapato y empieza a confiar en un hombre bueno, que la quiere, pero que no puede evitar dejarla debido al empeño inconsciente de ella de destruir esa relación que le da tanto miedo, pues ya está durando mucho y le compromete a ser feliz (algo que ella no puede permitirse, debido a lo que pasó con sus padres)
Por otro lado tenemos un segundo personaje, una niña muda, que ha sufrido unas pérdidas también traumáticas y a la que la protagonista ayuda profesionalmente como psicóloga aprendiz. Vemos ahí las posibilidades que tiene de entender a otros de manera muy intutitiva y resiliente, pero eso no la libra de no poder entenderse a sí misma o de poder cambiar su compulsión a repetir su trauma de abandono, en este caso abandonando ella, antes de que la abandonen. (al novio) (pues a la paciente se aferra por que de alguna manera le refleja su niña interna traumatizada)
La recomiendo vivamente.
Muestra muy bien algo que podemos ver en nuestros niños y niñas cuando empiezan a vivir sus relaciones amorosas…y es el temor al abandono. Y la imposibilidad que tienen muchos de ellos de no repetir este abandono, pero cambiando ahora a la víctima: el abandonado será el otro. (Así se libran de repetir el lugar de la víctima)


Para saber más sobre José Ignacio Díaz Carvajal pincha en la imagen.