ADOPCINE con José Ignacio Díaz Carvajal. La enfermedad del domingo

Hoy quiero recomendar una película en cartelera: La enfermedad del domingo, de Ramón Salazar.(2017). Refleja el reencuentro forzado de una madre con su hija , a la que abandonó hace 35 años, cuando ésta tenía 8 años.

No entendemos bien qué buscan, pero se va desenvolviendo una situación dramática, que explica el vacío, el dolor, la destrucción interior de esta niña, y por otro lado la frialdad y la dificultad para conectar amorosamente de esta madre, con esta niña abandonada.

Hay un propósito secreto de este encuentro, pero que probablemente sea metáfora de la experiencia vivida, de falta de sentido vital, para esta niña terriblemente abandonada, sin una explicación.

Una película que toca hondo.

 

J.Ignacio Díaz Carvajal,  Gran colaborador y socio de AAPE dirige esta sección y  cada semana aprendemos mucho a través de las historias  con temática adoptiva que él nos sugiere.
Adopcine es el cine desde la mirada adoptiva. Películas, documentales y vídeos que tratan la temática de adopción y de acogimiento.

 La enfermedad del domingo(2017)

Director: Ramón Salazar
España
2017
113 min
Drama

Sinopsis: Anabel (Susi Sánchez) abandonó a su hija Chiara (Bárbara Lennie) cuando esta apenas tenía ocho años. Treinta y cinco años después Chiara regresa con una extraña petición para su madre; le pide que pasen diez días juntas. Anabel ve en ese viaje la oportunidad para recuperar a su hija, pero no sabe que Chiara tiene un propósito oculto y que tendrá que enfrentarse a la decisión más importante de su vida. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 8/10
Valoración abandono 9/10

No estamos ante una película de adopción, sino de abandono. Podemos observar los daños que ha hecho este abandono en la hija, que vió como su madre se iba un día de sus ocho años, para no volver nunca más.
Ella misma cuenta cómo tenía dificultades de atención, que no pudo establecer relaciones de pareja estables, que no le fue bien ni estudios, ni trabajo, ni nada. Y ahora se empeña en reencontrarse con esta persona que le abandonó, pero a la que quiere pedir algo, muy importante, que quizás cierre el círculo de lo que significó para esta niña ese abandono: una muerte de algo de sí misma que nunca pudo recuperar.
La madre no parece que tuviera una vocación auténtica de maternidad, y se le ve a una distancia y con una frialdad, que sorprenden. Pues ni en el reencuentro se conmueve, ni se culpa, ni se avergüenza, al menos exteriormente. Y esta hija tampoco quiere ya compensación, ni perdón, ni disculpas. Quiere otra cosa, que en parte puede parecer venganza, o al menos devolver a la madre su misma moneda. En ningún momento busca que la madre redima su culpa, ni mucho menos. Ni un verdadero acercamiento a ella. Algo ya imposible.
Esta niña vivió un duelo sin resolver. Un daño irreparable. Y tiene un vacío interior, y una idea de no merecer vivir, que tiene mucho que ver con el desenlace final.
Las interpretaciones son estupendas. La fotografía muy buena.
Es a veces lenta, descansa la vista en los paisajes fríos de la montaña. Pero es tan intenso el drama que recorre como una electricidad este vínculo forzado, que afecta. No deja sin conmover.
Trailer:

Para saber más sobre José Ignacio Díaz Carvajal pincha en la imagen.

 

Related Posts