ADOPCINE Con José Ignacio Díaz Carvajal. LION

Esta semana proponemos la película en cartelera Lion (2016), extraordinaria película sobre la adopción de un niño indio, que tras haberse perdido tiene que ser entregado a una familia, para que no permanezca en una institución , ya que no pueden localizar a su familia.
Adoptado en Australia, vive una vida aparentemente feliz, con sus padres y  otro hermano indio, adoptado tras él;  pero es el enfrentarse con su propia vida, la universidad, el noviazgo, los amigos , lo que le despierta la necesidad de buscar a su familia, que deben estar esperándole todavía, alli en India, después de 25 años. Y a través de Google Earth, intenta localizar su pueblo, viendo imágenes áereas que le suenen.
Basada en una historia real, es verdaderamente emocionante, intensa, realista y que nos puede hacer reflexionar sobre las famosas “mochilas” que traen nuestras niñas y niños cuando llegan a nuestras familias, y como su elaboración no es nada fácil, ni se completa con nuestro amor, sino que necesitan completar las piezas del puzzle, que aún les faltan. Y en este caso reencontrar a la familia que perdió, y que debe seguir existiendo en algún lugar.

J.Ignacio Díaz Carvajal,  Gran colaborador y socio de AAPE dirige esta sección y  cada semana aprendemos mucho a través de las historias  con temática adoptiva que él nos sugiere.
Adopcine es el cine desde la mirada adoptiva. Películas, documentales y vídeos que tratan la temática de adopción y de acogimiento.

Lion (2016)

Director: Garth Davis
Australia
2016
118 min
Drama. Historia real.

Sinopsis: Saroo Brierley es un niño que con tan sólo cinco años se perdió en las calles de Calcuta, a miles de kilómetros de casa. Tras un largo viaje acabó siendo adoptado por una pareja australiana. Veinticinco años después, con la única ayuda de Google Earth, Saroo intentará encontrar a su familia biológica. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 8/10
Valoración adopción 10

Recomiendo vivamente ver esta película, recién estrenada.
Trata directamente el tema de una adopción internacional, interracial, de dos niños mayores, no hermanos biológicos, y como uno de ellos comienza a buscar sus orígenes, tras 25 años adoptado.
La película es emocionante, bella, de una fuerza y una pasión enormes, y que no nos deja indiferentes en ningún momento.
Nos va colocando en los tres vértices del triángulo de la adopción (el niño, la familia biológica y la familia adoptiva) y va pasando de uno al otro continuamente, mediante el relato de la historia del niño que se pierde, de como es adoptado, de su historia con su nuevo hermano también adoptado, su historia en Australia, país de adopción, de su cambio cuando decide realizar la búsqueda de su madre y hermanos, de como esa trasformación le aleja de todas las personas que ama (padres, novia, hermano) y de como se ve movido por una fuerza arrolladora, que le destruye a la vez que le impulsa en una búsqueda de su familia a la que quiere dar cuenta de que sigue vivo y que está bien, y que deben haberle estado buscando durante estos 25 años.
La película trasmite dolor desde el principio, y mucho sufrimiento. Y que aunque este dolor y sufrimiento pueda pasar a la recámara durante algunos años, mientras el niño intenta normalizar su vida, reaparece antes o después para trastocarlo todo.
Por otro lado la familia adoptiva vive el dolor y el sufrimiento del otro hermano que viene muy dañado por su historia y que les va a dar mucho trabajo desde su llegada, y ahora con la trasformación del protagonista, Saroo, también van a sufrir su silencio (pues no les dice que busca a su familia biológica, por temor a hacerles daño, sin darse cuenta de que su silencio y alejamiento hace más daño a sus padres)
Y la película nos hace ver el sufrimiento de esa madre biológica,que pierde a este hijo, pero que no pierde la esperanza, a pesar de los años trascurridos. Y el sufrimiento de esa madre adoptiva, de como pierde a ese hijo, absorbido por su pasión incofesa.
Entendemos perfectamente la confusión , la culpa , el dolor de este niño desenraizado, que llega a acusar a su madre adoptiva, de que los adoptaron por no poder tener hijos propios y que no tuvieron en cuenta que traían una historia. Demostrando una insensibilidad hacia su madre, pues no sólo lo tuvo en cuenta, sino que renunció a tener hijos biológicos, por adoptar a niños como ellos que verdaderamente necesitaban una familia.
Y entendemos su locura buscadora de detalles geográficos, a través del programa Google Earth, por si puede con tesón dar con su pueblo, del que no recuerda el nombre exacto.

La primera parte de la película , cuando el niño está abandonado en la calle, es dolorosa, angustiosa, y nos puede ayudar a comprender mejor, cuales pueden ser las historias pasadas que han vivido muchos niños y niñas que adoptamos, debido al abuso, al maltrato, a la ignorancia, y al abandono y en algunos casos, de añoranzas de su familia de origen, sobre todo si fueron queridos.
Por otro lado esta película muestra una familia adoptiva ejemplar. Que está dispuesta a querer sin condiciones, que lucha por sus hijos, que les apoya a pesar de sus dificultades, y que son amorosos, sobremanera.

El ser una historia real, la hace aún más terrible, conmovedora, emotiva y extraordinaria.

Se puede ver en AMAZON PRIME VIDEO

 

Para visitar el magnífico blog de José Ignacio PINCHA en la imagen

Related Posts