ADOPCINE con José Ignacio Díaz Carvajal. Mindhunter.

Mindhunter, es una serie norteamericana, estrenada en 2017 y que tiene por ahora dos temporadas.

Toca el tema de la adopción en los años 70, en los EEUU, y resulta interesante para ver lo atrasados que estaban entonces en lo que consistía la psicología de los niños y más la de los niños adoptados. En este caso el niño no sabemos exactamente que le pasa, pero podría ser un caso típico de adversidad temprana, que se expresa con un mutismo, aislamiento social, dificultades de aceptación de los otros, poco apego a los padres, etc.

Los padres no entienden lo que pasa y de alguna manera se avergüenzan, se culpan y con algo que pasa con el niño, la sociedad les observa y analiza, a través de una trabajadora social y un psiquiatra, pero de una manera en que sólo se pueden sentir culpados. Y con la amenaza de retirarles el niño. Justo la medida más perjudicial desde los conocimientos de hoy.

Una serie por otro lado muy interesante y bien hecha, recomendable en sí misma que habla de la labor de los pioneros que investigaron la psicología de los asesinos en serie, desde el FBI.

Muy recomendable.

Producida por Netflix

ADOPCINE

 

Es el cine desde la mirada adoptiva.  Sección dirigida por  J.Ignacio Díaz Carvajal, que  hoy nos propone una película con temática adoptiva y además nos brinda una sinopsis con toda la información sobre la película que nos sugiere.

 

Mindhunter (Serie de TV) (2017- )

Serie de TV  varios directores

Desde 2017

Dos temporadas.

EEUU

55 min de promedio

Sinopsis:

Año 1977. Dos agentes del FBI (Jonathan Groff y Holt McCallany) revolucionan las técnicas de investigación para encontrar las respuestas a cómo atrapar a asesinos en serie y mentes psicópatas. Adaptación del libro «Mind Hunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit», escrito por Mark Olshaker y John E. Douglas. (FILMAFFINITY)

 

Valoración cinéfila 8/10

Valoración adopción 9/10

Esta serie toca como tema secundario la adopción. Y refleja una problemática muy interesante que vamos a explicar.

Uno de los investigadores del FBI, que pertenece al departamento de Ciencias de la Conducta y que están aprendiendo sobre los asesinos en serie a través de la entrevistas de criminales encarcelados, se encuentra que su hijo adoptado de unos 7 u 8 años, no habla apenas. Y le cuesta comunicarse con los padres y con los iguales.

La gente no le acepta, y el niño no suele jugar fuera de casa. Y no habla. Poco a poco va mejorando, pero de repente hay una situación super delicada: el niño ha participado (de observador) junto a otros chicos mayores,  que lo han realizado, el acosar a un niño muy pequeño, de menos de 2 años. Y como resultado de lo que le hacen este niño muere. Y a Brian, el niño adoptado, no se le ocurre más que lo pongan en una cruz , esperando de alguna manera que resucite. Pero no les dice nada a los padres. Y estos acaban enterándose, así como las autoridades. El niño no llega a ser enjuiciado criminalmente pero a los padres se les exige todo un control externo, de asistente social, psiquiatra, etc para que el fiscal y el juez determinen si el niño podrá seguir viviendo con ellos o no.

Para la pareja se convierte en una experiencia traumática que puede llevarles a una crisis de pareja extrema. Son rechazados socialmente y el niño sufre un ostracismo aún mayor.

Es una época en la que los padres no tienen ninguna formación psicológica, y aunque en este caso pueden estar preparados a su manera, es algo que les desborda.

Para el padre aún más en el sentido de recordarle la infancia de los asesinos en serie ¿Llegará a ser este niño algo así?

Lo que está claro es que estamos ante un niño que ha tenido adversidad temprana y esto le causa unas secuelas, que al principio parece una especie de autismo. O al menos un mutismo selectivo. Y por otra parte le genera mucha desconfianza de los seres humanos. Podríamos diagnosticarlo de Trastorno de apego evitativo quizás.  Pero en ese momento histórico, se tiende a responsabilizar casi exclusivamente a los padres adoptivos, de todo esto que está pasando. Y no se dan cuenta que si este niño puede tener alguna mejoría, es precisamente apoyando a estos padres comprensivos y amorosos, que están dispuestos a quererle a pesar de lo difícil que es.

Para los padres es una fuente de temor, tensión, de sensación de fracaso y culpa, de algo que no entienden y que no saben si se debe a ellos. Les frusta muchísimo en sus deseos de parentalidad. Esto no se parece nada a los que se imaginaron.

Recomiendo mucho la serie. Está producida por Netflix.

Para saber más sobre José Ignacio Díaz Carvajal pincha en la imagen.

Related Posts