ADOPCINE con José Ignacio Díaz Carvajal. Moonlight (2016)

Moonlight,  es una gran película, que trata de un niño que tiene que vivir con una situación durísima familiar, y que ante este desamparo y la situación de rechazo que encuentra en su ambiente, se refugia en otra familia ,  que le acoge de manera informal.

Ese acogimiento durará, pero no impedirá que el chico sufra, entre otras cosas por su posible orientación sexual y por el acoso escolar.

La película recorre su infancia, su adolescencia, en la que encuentra un cierto amor, que se frusta por las circunstancias, y la adultez, a la que llega de forma traumática, imitando los modelos que encuentra, que no han sido lo mejor.

Este hombre permanecerá con un bloqueo emocional enorme hasta un reencuentro, con aquel pirmer amor…que no fue. Y que le ayudará a salir de su extraordinario hermetismo, como también le ayudo aquella familia que le acogió de manera informal.

Una película a ver.
J.Ignacio Díaz Carvajal,  Gran colaborador y socio de AAPE dirige esta sección y  cada semana aprendemos mucho a través de las historias  con temática adoptiva que él nos sugiere.
Adopcine es el cine desde la mirada adoptiva. Películas, documentales y vídeos que tratan la temática de adopción y de acogimiento.

Moonlight (2016)

Director: Barry Jenkins
EEUU
2016
111 min
Drama.

Sinopsis: Chiron es un joven afroamericano con una difícil infancia y adolescencia, que crece en una zona conflictiva de Miami. A medida que pasan los años, el joven se descubre a sí mismo y encuentra el amor en situaciones inesperadas. Al mismo tiempo, tiene que hacer frente a la incomprensión de su familia y al violento ambiente de su barrio. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 8/10
Valoración adopción/abandono 8/10

En esta película, que nos recuerda a Boyhood, al ir recorriendo la vida de un muchacho, desde su infancia hasta su adultez, podemos encontrar situaciones que nos interesan en relación a la adopción , el acogimiento y en abandono, así como la resiliencia.
Chiron, vive con una madre adicta, que es incapaz de cuidarle, y encuentra por casualidad a un hombre, que le acoge como un mejor padre, y que le trata y le enseña con tal cariño y con tal calidad en su vínculo, que ayuda al niño en un primer momento. Así como su mujer Teresa. Y le apoyan al cuestionarse su sexualidad, así como en el acoso que está viviendo en el colegio.
Es en la adolescencia en donde encuentra de nuevo y por azar, el primer amor (y único, durante mucho tiempo) que le dará fuerzas para enfrentarse a los matones que les obligan a enemistarse. Pero que a causa de este enfrentamiento su vida cambiará completamente y lo que encontrará a partir de ese momento será la mala vida, como hombre duro y fuera de la ley…lo que parecería su destino de clase, de raza, de origen…pero hasta que vuelve a aparecer en su vida su antiguo y único amor. Que parece que podrá actuar como transformador y le reconectará con esa ternura y esa bondad que nunca le abandonaron y le permitirá desbloquear esa coraza montada durante toda su vida en forma de un ser taciturno, encerrado en sí mismo , desconfiado y sin contacto apenas con los demás.
Hay momentos preciosos como cuando el primer “padre acogedor” le enseña a nadar y le da confianza en sí mismo.
Momentos duros, como cuando tiene que alejarse de él al enterarse de a lo que se dedica. Pero que le da una lección de franqueza.
Momentos románticos y tiernos en hombres duros y de la calle.
Y una lección sobre los estragos que causa una situación de abandono y desamparo, como el de esta madre adicta, (que aquí hubieran intervenido los servicios sociales realizando probablemente una tutela del estado) y como a pesar de todo este niño puede encontrar sus tutores de resiliencia, que le ayuden en parte a sobrevivir y a salir de una situación inhumana.
Película a ver.


Para ir al blog de José Ignacio Díaz Carvajal PINCHA EN LA IMAGEN

Related Posts