ADOPCINE. Hogar, dulce hogar. Por José Ignacio Díaz Carvajal

Hoy un clásico de 1952:  “Room for one more” (Hogar, dulce hogar) con Cary Grant y Betsy Drake, y música de Max Steiner, nos cuenta la historia de un doble acogimiento de niños mayores.

Con un tono bondadoso y simplista, nos muestra lo importante que es la posibilidad de ser acogido en una familia (en este caso con niños anteriores) y a pesar de los antecedentes de sufrimiento y abandono. Es simple, porque la realidad suele ser algo más complicada ( con niños mayores que han sufrido)  pero al menos plantea que el acogimiento es una opción, que puede ir muy  bien, y que es necesaria para muchos niños que de otra manera no encontrarían nunca una familia.

 

ADOPCINEJ.Ignacio Díaz Carvajal,  dirige esta sección y  cada semana aprendemos mucho a través de las historias  con temática adoptiva que él nos sugiere.

Adopcine es el cine desde la mirada adoptiva. Películas, documentales y vídeos que tratan la temática de adopción y de acogimiento.

 

Hogar, dulce hogar (Room for One More) (1952)

Room-for-One-MorDirector: Norman Taurog
EEUU
1952
98 min
Comedia
Cary Grant y Betsy Drake

Sinopsis: Poppy (Grant) y Anna Rose (Drake) tienen tres hijos, pero habían perdido una niña, y deciden acoger a una niña de 13 años, tras visitar Drake un hogar de acogida.
Su espíritu de acogimiento parece que se estira y tras ver que con la primera hija acogida va todo bien, deciden acoger a un niño con prótesis en las piernas, al que no solo le cuesta caminar, sino que no sabe leer, es peleón y conflictivo. Aunque en principio es sólo por las vacaciones de verano.

Valoración cinéfila 7/10
Valoración acogimiento 9/10

Muy interesante película clásica, con buenos actores, y una música excelente de Max Steiner.
Muestran una situación doble de acogimiento en una familia que ya tiene tres hijos y que tienen que luchar para integrar a estos dos nuevos hermanos.
La situación no es fácil, pues la primera niña, viene con antecedentes de suicidio y con un carácter muy desconfiado. Mostrando síntomas típicos, como el de guardar comida en la cama, por si se acaba. O no queriendo apagar la luz, al acostarse, o besar a la madre.
El niño, es áun más difícil, y pega, estropea cosas, no colabora, no habla, pero esta madre, con mucha psicología, consigue ganarse tanto a este chico cerrado, como a la chica, para que se abran y puedan disfrutar de tanto amor y cuidados, como ella y su marido, (y sus otros hijos) están dispuestos a dar.
La película peca de cierto simplismo, al conseguir casi un milagro, con el cambio de cada niño, como si ese poco de psicología y mucho amor, fueran suficientes, para curar tamaños deficits en los apegos de dichos niños.
Pero al menos muestra la importancia del acogimiento de niños mayores. Y de que puede ser difícil, pero no hay que rendirse. Y que es una vía para hacer familia.
Es una película feliz, y se agradece.

Aquí tenéis un fragmento (en inglés).

https://youtu.be/ZY8V5_0oVEs

graciasJosé Ignacio Díaz Carvajal . Padre adoptivo. Médico psicoterapeuta.

Os invitamos a visitar  su valioso blog ” Películas y adopción”  sobre películas relacionadas con el complejo mundo de la adopción: abandono, acogimiento, adopción, adopción internacional, interracial, monoparental femenina, monoparental masculina, homoparental,adoptados adultos…y a leer sus interesantes críticas.

 

Related Posts