La importancia del asociacionismo en las familias adoptivas y acogedoras. José Ignacio Díaz Carvajal

Aunque parecería más lógico empezar a publicar artículos explicando lo que es el apego, cómo se desarrolla, los tipos que hay y todo eso, he preferido empezar hablando de soluciones a las dificultades que podemos ir encontrando debido a los problemas con el apego.

Las familias estamos, en muchos casos, muy perdidas , mal orientadas y realmente necesitamos más ayuda de la que recibimos o encontramos. Por eso quiero hablar de la importancia de asociarse, para poder afrontar los problemas de la adopción.

Muchas familias están aisladas con sus dificultades, y no se les ocurre que una vía natural para solucionar ésto es encontrarse con otras familias afines.

Me referiré a la idea de asociación, centrándome en los aspectos personales y psicológicos. Y no tanto como pertenencia a un grupo de presión, para conseguir cambios sociales o políticos relacionados con los problemas institucionales del acogimiento y la adopción. Voy a hablar de la importancia práctica que puede tener asociarse, cuando se vive esta realidad tan diferente de familia, que es la familia adoptiva o acogedora.
Necesitamos referencias directas, compartir experiencias, sentir el apoyo de otros, no estar solos en esta tarea, y encontrar con más facilidad, a través de otras familias, las soluciones que otros ya han ensayado, y que les han servido. Y así poder acortar los plazos de ensayo y error que tenemos que vivir en la crianza de nuestras criaturas.

Si os dais cuenta, asociarse tiene doble dirección: los que se asocien pueden a aportar experiencias , conocimientos, recursos, tiempo, presencia, esperanza, etc. y pueden recibir apoyo, sostén, formación, otras soluciones y experiencias. Es muy importante tener la posibilidad de identificarse con lo positivo de otras familias, de compartir su creatividad a la hora de dar soluciones a los conflictos y situaciones intrafamiliares. Y sobre todo poder dejar de sentirse tan SOLOS, e incomprendidos por la sociedad.
Es decir asociarse permite encontrar un espacio de “ganar-ganar”, en donde no voy sólo a recibir o a pedir. Sino que con mi experiencia, al compartir mis búsquedas, mis pequeños logros, mi presencia, mi escucha…ya estoy aportando a otros algo.

Son muchos los ejemplos de familias que no pueden apoyarse en sus familiares directos, ni tampoco en amigos, porque no les comprenden. O se empeñan en criticarles sus maneras de educar o culpándolas directamente del comportamiento, muchas veces complicado, de sus hijos.
Por eso hay que crear, dentro de asociaciones de acogimiento o adopción, grupos de autoayuda, formados por padres afines, que tengan los mismos tipos de hijos y que estén abiertos a escuchar y hablar de sí mismos y de lo que viven. Y realizar actividades de ocio y de compartir lúdico, con hijos y sin hijos. Y también para los hijos solos.

Tenemos que aprovechar para darle la vuelta a la sensación de debilidad, de insatisfacción, de agotamiento por la lucha diaria , a la frustración, al dolor y la incomprensión. Pues al vivir la experiencia grupal, conseguimos una ganancia en forma de sentimientos opuestos: la fuerza que trasmita el grupo, la satisfacción por los logros que se van obteniendo, el descanso de la lucha diaria, el empoderamiento y la capacidad de aliviarnos al ser comprendidos, escuchados, sostenidos por otro iguales a nosotros.

Todo esto forma parte del apego seguro, que se supone que tenemos que trasmitir a nuestros hijos e hijas, pero que difícilmente podremos, si lo que estamos es asustados, traumatizados, dolidos, agotados. Tenemos que buscar apoyo, cuidado, reconocimiento, valoración…y en quién mejor que en otros que ven la vida desde el mismo lugar.
El aprendizaje informal que se gana con grupos de autoayuda y asociaciones de padres y madres, es generador de apego seguro. Pues nos ayuda a sentirlo de otros y a poder darlo a otros. Es modelo para lo que tenemos que dar a nuestros hijos.

Presentación de la asociación Petales*

Petales surgió como grupo de ayuda mutua para padres y madres con hijos con trastorno de apego: PETALES. En concreto se creó en Bélgica en 2001, precisamente para romper el aislamiento de los padres que sufrían de esta situación con sus hijos y que les resultaba algo desbordante para afrontar solos. Luego se crearon secciones en Bretaña, Canadá y España . (Aquí empezamos hace tres años aproximadamente)
Sus objetivos son más extensos que el apoyo a las familias, pues procuran que se conozca el trastorno de apego, que las autoridades tomen cartas en el asunto, que se formen los profesionales de salud, educación , justicia, etc, que haya recursos laborales, y viviendas protegidas, y muchas más cosas. Pero me centraré en la parte familiar.

Petales funciona muy en red. Casi sin sede. Sin personal. Somos los padres los que cooperamos para ir sacando adelante las actividades que se organizan, desde Jornadas (con profesionales especializados), hasta encuentros informales de ocio con los hijos.
Son importantes los encuentros por regiones, para compartir, y los grupos de whatsapp en los que crear una comunidad de apoyo y autoayuda.
Es un grupo humano con mucha generosidad, entrega, apoyo, y que está muy dispuesto a compartir para crecer.
En Petales hay dos grupos de Whatsapp claramente diferenciados: uno de Desahogo, para poder hablar del día a día de las preocupaciones de los padres y madres. Y otro de Noticias, en el que encuentran montones de artículos, reuniones, temas profesionales, y todo lo que pueda ayudar a encontrar soluciones. De alguna manera son grupos de apoyo extensos.
Pero luego están los grupos locales , en los que al compartir cara a cara, ayuda mucho a encontrar esa esperanza de la que hablaba antes y que tan importante es para poder soportar la tensión y el sufrimiento que a veces tienen nuestras familias.
La propia web es una fuente de información y recursos sobre el tema del apego y sus trastornos.

Así que animo a visitar su web y a que busquéis alrededor vuestra personas dispuestas a compartir en grupo, asociaciones que existan y que abandonéis la idea de tener que lidiar solos con todo esto. Que normalizar nuestras vidas, pasa por espacios diferenciados, que nos ayuden a encontrar la fuerza para seguir adelante. Y no perdernos en una sociedad que no nos entiende y nos deja solos.
Las familias tenemos que salir de nuestros escondites y compartir más. Pero hay un factor de vergüenza y de culpa, que “va de serie” en la adopción. Es como si por ser padres adoptivos tuviéramos que hacerlo mejor, y cuando empiezan los problemas, tendemos a culparnos y a avergonzarnos: “¿Por qué lo estamos haciendo tan mal? ¿Cómo voy a contar las cosas que mi hijo hace o me dice, a mi familia o amigos? ¿Acabarán culpándome a mí? “
En esa culpabilización externa nos pueden decir lindezas como : “Pues no haber adoptado”, o “tú te lo has buscado”, o “es que lo mimas mucho y no le pones límites”, o “¿no lo puedes devolver?”.

Además de ese frente externo está el de casa. El que no sabemos cómo hacer para que no pasen determinadas cosas (que el niño explote, o que mienta tanto, o que no acumule comida, o que se porte bien en clase, o que estudie, o que salga, o que …) ¡Cuánta confusión, cuánta impotencia…vivimos los padres y madres!

Compartir con otras familias tiene muchas ventajas:
Que nos ayuda a relajar la ansiedad, a no sentirnos tan solos, a tomar perspectiva de nuestros problemas (tanto en casa, como en la escuela o con la sociedad).
Ayuda a relativizar, a no angustiarse tanto con cosas que a solas nos pueden parecer terribles o muy duras.
Conseguimos ideas prácticas para el día a día. Podemos compartir información de recursos: (los profesionales que nos han servido, de medicación, de centros, de cómo hemos resuelto escritos a instituciones…) E incluso la posibilidad de acceder a actividades de formación, talleres, congresos. O actividades de ocio en espacios seguros. Incluso que se nos ofrezca gente para ayudas concretas con nuestros hijos. Y obtener un poco de descanso familiar.

Nos escuchan, que no es poco. Podemos encontrar un hombro amigo en el que apoyarnos y a quién desahogarnos.
Y sobre todo podemos aprender paciencia, a tener esperanza de que aunque la cosa vaya lenta, va para adelante.

Hay familias que en su soledad se desesperan, entran en situaciones de verdadera angustia traumática, que les lleva a sufrir enormemente. A veces con auténticas depresiones ante las situaciones que viven. Y no encuentran consuelo en profesionales, sean psicólogos, pedagogos, profesores, que muchas veces no entienden de esto.
A muchos profesionales les es todavía ajeno el tema del apego.
Y las familias dan muchos palos de ciego y se pierden en peregrinaciones de unos a otros, gastando mucho dinero o perdiendo mucho tiempo en instituciones que no ayudan de verdad.
Es verdad que nos hacemos los mayores expertos en nuestros hijos (ver la película El aceite de la vida. como homenaje a esa actitud y a Petales).

Pero no debemos creer que tengamos que estar solos. Otros han ido recorriendo nuestros mismos caminos, con los mismos problemas (escolares, de comportamiento, laborales, de problemas sociales o con drogas, delitos, lo que sea)
Por eso creo que es tan importante crear grupos de apoyo, en los sitios donde no haya asociaciones. Y potenciar las asociaciones que encontremos en nuestro entorno, para crear grupos de apoyo en ellas.

Creo que hay asociaciones de adopción estupendas,en muchas regiones y países que aunque no estén especializadas en apego, sí que acaban compartiendo mucho de las preocupaciones de cómo llevar mejor nuestras realidades familiares. Como la propia Adopción Punto de Encuentro  fundada por dos madres adoptivas desde donde se trabaja para informar y ayudar a las familias acercando y divulgando la labor de los profesionales para que llegue a quien les puedan ayudar y en la que hemos creado este espacio «Adopción y Apego» para aportar soluciones a  este tema.

Este espíritu de colaboración y autoayuda también lo he encontrado, personalmente, en otros grupos de adopción, como el de Extremadura (AFADEX) o el de Síndrome de Alcoholismo Fetal (AFASAF),  Visual TEAF* y Tolerancia Cero* por poner ejemplos. Así que es cuestión de buscar.

Como ya he dicho recomiendo entrar en la web española de Petales y en su página internacional (en español también) que informan de muchos temas relacionados con el apego, el trastorno y muchos otros temas: bibliografías, artículos, vídeos, congresos, etc

José Ignacio Díaz Carvajal
ignaciodiazcarvajal@gmail.com

 

*Petales asociación asociada a AAPE

*Visual TEAF está asociada a AAPE

*Tolerancia Cero está asociada a AAPE

 

 

Esta es una sección dirigida por José ignacio Díaz Carvajal, Os invitamos a participar, preguntar, y exponer necesidades y experiencias. Y que entre todos consigamos que el tema del apego se conozca mejor en todos los ámbitos de la vida de nuestras criaturas.

Related Posts