Identidad étnica y cultural en adopción. Juan Alonso Casalilla Galán

En esta entrada intentaremos dar alguna clave para pensar la identidad y relacionarla con los rasgos físicos. Acercarnos a qué papel juegan estos rasgos en la inscripción que cada individuo hace de sí mismo frente a su entorno social y en la percepción que tiene de sí mismo.

Entendemos la identidad como el conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que lo caracterizan “frente a los demás”, pero también la identidad hace referencia a la conciencia que una persona tiene de ella misma y que la distingue de otros.

Es importante detenerse en esta breve definición porque lo primero que nos señala es el papel de los otros en la construcción de la identidad

La adopción ya sea nacional o internacional, implica en un número significativo de ocasiones hacer hijo a un niño que no comparte con sus padres las mismas características físicas. Por parte de los niños implica crecer, haciendo frente a un aspecto minoritario y cuestionado teniendo que elaborar una singularidad a la que pocos se enfrentan, es decir tener un aspecto físico distinto del de sus padres.

En los comienzos de la adopción, muchos padres se enfrentaban con cierta ingenuidad a esta circunstancia y veían en ella un rasgo, un signo, una característica que “hablaba por sí misma” …pero nada habla por sí mismo, todo debe de ser hablado y compartido para que haga historia y vínculo.

No son pocos los problemas de ajuste personal y de integración social que aparecen si no se presta una adecuada atención a esta derivada de la adopción.

Para empezar: sentar las bases

Desde un punto de vista evolutivo, los niños poco a poco se van haciendo conscientes de las diferentes etnias y aspectos físicos existentes y de las diferencias con respecto a sus progenitores. Sin embargo, no lo pueden hacer sin referencias, sin que otro significativo le ayude a conocerlas, entenderlas y darles sentido.

Para el niño preescolar no son “evidentes” estas diferencias étnicas, es a medida que se va construyendo su imagen corporal, como empieza a percibirse como diferente. Al principio es normal que el niño se sienta físicamente como su familia, ya que se ve reflejado en el espejo de los otros que son cercanos, a este respecto existen infinidad de anécdotas en niños pequeños, que señalan como distintos a personas de idéntico aspecto étnico. Rocío de poco más de dos años, llegada de China comenta a su madre: “mamá en la guardería hay una niña china”, se refiere a ella misma.

Los comentarios de los otros, de “hay una niña distinta” no le conciernen, ella se ve como los demás, como sus padres. No obstante, pronto empiezan a ser conscientes de esa diferencia física, aunque aún no serán capaces de explicarla; por ejemplo, niños que piensan que a medida que vayan creciendo se irán volviendo del color de sus padres.

Otro ejemplo: Los primos de un niño venido de Etiopía ponían a trabajar su raciocinio para explicar el color de piel de su primo recién llegado y elaboraban las teorías más elaboradas que pudiéramos imaginar …el sol, la ausencia de baño, que no hacía caca…etc.

Así en un comienzo, las diferencias físicas, apuntan al nudo de la adopción. Explicarlas al niño y darles sentido nos permitirán enseñar al niño cuál es su historia, el porqué de esa condición minoritaria y cuestionada que apuntábamos más arriba.

No debemos olvidar que ayudar a descifrar al niño estas diferencias y su significado implica hacer vínculo e historia.  En el esclarecimiento de estas dudas, los padres tienen una oportunidad de oro para transmitir a sus hijos su condición e implicaciones de ser hijos adoptivos. En el niño contribuirá a sentar la base cognitiva y afectiva de que a pesar de las diferencias físicas son hijos como cualquier otro, que esas diferencias no ponen en peligro el afecto de sus padres, ni supondrán una exclusión posterior. Empezar a hacer historia…

Por lo tanto, en relación con los rasgos físicos los padres, en los primeros años tienen que:

Enseñar a reconocer a su hijo las diferencias en cuanto a su aspecto físico. Los niños adoptados con características raciales diferentes a las de sus padres no tienen un “espejo biológico” en sus padres. Preguntas frecuentes como ¿Yo cómo voy a ser de mayor?, ¿A quién me voy a parecer?, no deben quedar sin respuesta en estos casos. Los padres han de suplir la ausencia del espejo biológico.

 Explicar cuál es el “origen” de estas diferencias físicas: Explicar cuál es el origen de la diferencia racial, supone abordar la condición adoptiva de nuestro hijo: Las características raciales diferentes de los niños con respecto a sus padres adoptivos suponen una manifestación de la condición adoptiva, tanto para los propios niños y padres, como para el resto de las personas.

Para continuar: acompañar los sentimientos de confusión / fragmentación y rechazo que acompañan las percepciones del propio cuerpo.

A medida que el niño crece y llega a la adolescencia, las características físicas pueden cobrar mayor importancia. En esta etapa, las características físicas son elementos fundamentales en el desarrollo de la autoestima y la auto imagen. Elementos que cobran un valor social importante. En muchas ocasiones este rasgo ocupa un lugar central en su auto percepción, generando conflictos en el sentimiento de pertenencia a su familia adoptiva y a la sociedad en la que están inmersos.

Los que hasta hace poco eran niños, se enfrentan con más implicaciones al significado que los otros dan a las características propias, sobre todo cuando en el grupo de pares las características físicas son tomadas como marca de pertenencia.  Los menores adoptados que tienen rasgos físicos diferentes a los de los padres, aquí tienen un nudo de preguntas, conflictos y problemáticas a las que hacer frente. Este camino será más difícil si no han sido suficientemente acompañados en las primeras etapas.

No obstante, y a pesar de haber sido acompañados adecuadamente, no es raro que se perciban como extraños a sí mismos, sintiéndose perdidos cuando se contemplan en el espejo. Que se enfrenten con dolor a una disconformidad con su propio aspecto físico y que deseen tener los ojos más redondos, la piel menos oscura y el pelo más claro.

¿Qué hacer cuando escuchamos estos sentimientos?

En primer lugar, debemos tener en cuenta que en el chico se ha producido un estado de carencia o de falta por el impacto recibido en su cuerpo, impacto del entorno que le rodea, o del misterio de su propio cuerpo y que esa carencia, de manera apresurada la satisface con la fantasía de un cambio corporal…deseo ser como los otros. Forma precaria de amor verdadero ser como el otro, que no exista diferencia…

Por el momento sólo diremos que la reacción debe tener sentido, y éste sólo puede provenir de la historia del niño, es decir, de aquellas vivencias en su relación con otros que hacen historia.

Escuchar, esperar, hacer historia en el entramado del vínculo que nos une a nuestro hijo y éste a la sociedad.

No basta una respuesta apresurada por nuestra parte. Debemos hacer hablar ese misterio que interroga al chico, que hable en libertad de las fantasías, miedos y angustias que ha provocado el recibir su imagen en el espejo (espejo físico o espejo de los otros).

La pregunta por el ¿qué hacer? se revela aquí como hallazgo y oportunidad, y la curiosidad puede impulsar a los padres a la necesidad de escuchar lo enigmático del niño. Se instala entonces, gracias a esta necesidad de hablar, una espera de sentido sin apresuramiento, una curiosidad verdadera por lo que le ocurre al pequeño o al joven, un esfuerzo por hilar acontecimientos, y un estar ahí con él, acompañándolo.

En resumen, niños y padres se enfrentan a una circunstancia que interroga, que cuestiona y que debe ser puesta en palabras, siempre historiada en clave de vínculo, de historia singular que construye la relación.

 

 

Esta es una sección dirigida por Juan Alonso Casalilla Galán y que tiene como objetivo dar algunas claves para pensar de otra manera, interrogarnos y reflexionar sobre aspectos generales que están en la base y que son la razón de ser de las relaciones en adopción y acogimiento.

 

 

Related Posts