Adopción y aprendizaje. Mitos y Realidades. Marga Muñiz Aguilar.

Durante la infancia, los niños pasan una buena parte de las horas del día  en el colegio o realizando tareas escolares en casa, por lo que cualquier familia desea que ésta sea una experiencia positiva. Sin embargo, en algunas familias, el tema escolar no sólo centra, sino que agota todas sus energías.

Podemos decir que, en general, la problemática escolar tiene dos aspectos:

-El aspecto cognitivo, que hace referencia a la capacidad de aprender habilidades específicas y conocimientos.

– El aspecto social, que hace referencia a la capacidad de participar e interactuar socialmente con sus iguales.

Estos dos aspectos no siempre se desarrollan armónicamente. Un niño puede tener una maduración cognitiva adecuada para su edad, pero puede ser inmaduro socialmente, o a la inversa

En el caso de las familias adoptivas, lo primero que se preguntan es si el problema tiene que ver con el hecho de ser adoptado, o si se trata simplemente de un problema madurativo común a muchos otros niños.

Hay que decir que estas dificultades afectan por igual a niños biológicos y niños adoptados. Lo que sí  tenemos que tener presente es que las causas que están en el origen de estos problemas, es decir, los factores de riesgo, están  presentes con más frecuencia en  niños adoptados, aunque estos problemas no sean intrínsecos al hecho mismo de la adopción.

En este sentido hay muchos mitos que no siempre se corresponden con la realidad.

 

MITOS Y REALIDADES

MITO

REALIDAD

Todos los niños adoptados tienen problemas de aprendizaje Dentro de la población adoptada, existe  todo tipo de niños, incluidos los niños superdotados
Todo lo que necesitan es amor y buena alimentación Aunque son imprescindibles, a veces, no son suficientes para enfrentar las necesidades educativas
Mientras más pequeños sean en el momento de la adopción, menos problemas tendrán en el futuro Esto no es una garantía para evitar problemas escolares: es el caso del Síndrome de Alcoholismo Fetal
Aprendieron tan rápido la nueva lengua, que no tendrán  problemas escolares El dominio del lenguaje coloquial no impide tener problemas con el lenguaje cognitivo/ académico
Cuanto más tiempo pase en el orfanato, mayor es el riesgo y más graves son las consecuencias No todo depende de la duración, sino también de la calidad del cuidado y estimulación que haya recibido
Es mejor escolarizarlos cuanto antes para “normalizar” su nueva vida El establecimiento de un vínculo familiar seguro es prioritario para

cualquier aprendizaje futuro

Deben ser escolarizados según la edad. Es cuestión de esperar y  se adaptarán sin problemas La ubicación debe hacerse, tras una valoración psicopedagógica, en el grupo de edad más adecuado

 

 En realidad, el rendimiento escolar puede tener un buen pronóstico dependiendo de una serie de factores, entre los que se encuentran las condiciones en el país de origen, la calidad de los cuidados pre-adoptivos y la ausencia de un exceso de factores de riesgo ambientales y/o genéticos, que tienen repercusión en el rendimiento escolar, como un desarrollo neurológico apropiado, la nutrición pre y postnatal, el desarrollo psico-afectivo y la estimulación recibida en los primeros años de vida.

 

  

Podeís obtener más recursos y orientación en el libro  Cuando l@s niñ@s no vienen de París. Ediciones Noufront. 


Para ir a la web profesional de Marga Muñiz, pincha en la imagen.

 

Related Posts