El ping pong, medicina natural para el cerebro. Por Marga Muñiz

En estos tiempos en los que niños, adolescentes y jóvenes dedican cada vez más horas a los videojuegos, ordenadores, móviles, redes sociales, etc. con el sedentarismo que ello supone, y mientras en la escuela el sistema educativo impone a los alumnos estar largas horas sentados en los pupitres, los neurocientíficos nos dicen que el cerebro mejora sus funciones cognitivas a través de las actividades físicas.

Así lo revela un estudio de la Asociación Americana de Pediatría  publicado en la revista Pediatrics, donde investigadores de la Universidad de Illinois encabezados por el doctor Charles H. Hillman, analizaron durante un año a 220 escolares de entre siete y nueve años a través de un programa de ejercicios después de clases.

¿Su objetivo? Evaluar el efecto de la actividad física en el cerebro y en los índices de control ejecutivo en preadolescentes, que es el que más impacta en el rendimiento académico. El manejo ejecutivo consiste en la inhibición (la capacidad de resistir distracciones o hábitos para mantener la atención), la memoria de trabajo (mantener y manipular mentalmente la información) y la flexibilidad cognitiva (multitarea).

Los niños del grupo de intervención no sólo mejoraron su estado físico respecto del grupo de control, sino que exhibían mejoras sustanciales en sus puntuaciones en cada una de las pruebas cerebrales de la función ejecutiva, especialmente las relacionadas con la “inhibición atencional” (la capacidad de bloquear la información irrelevante y concentrarse en la tarea en cuestión), la capacidad de almacenar información y la flexibilidad cognitiva.

Estudios a nivel mundial citan al ping-pong como el deporte rey entre los más potencialmente útiles para desarrollar las habilidades cognitivas. Se puede decir que es medicina natural para la mente. Mejora los reflejos, el equilibrio, perfecciona la precisión de movimientos y lo mas importante, mejora notablemente y multiplica por 4 la capacidad de concentración.

Veamos algunas de las ventajas de jugar al ping pong:

  • Desarrolla la agudeza mental:La velocidad, la rotación y la colocación de la pelota son cruciales en el tenis de mesa.
  • Mejora los reflejos: Debido a la naturaleza de ritmo rápido de corta distancia de este deporte, se mejoran tanto los movimientos como los músculos gruesos y finos musculares. El juego se caracteriza por estallidos de esfuerzo y recuperación, lo que lleva al desarrollo muscular de contracción rápida.
  • Dispone de una salida social:Si se juega en un centro comunitario o en casa con amigos, el ping pong ofrece una manera estupenda de relacionarse con otras personas. Debido a que pueden jugar personas jóvenes y mayores igualmente, este deporte ayuda a mejorar la comunicación y la construcción de relaciones, independientemente de la edad. Jugar en casa con los hermanos o con los padres/madres fortalece los vínculos dentro de la familia.
  • Mantiene el cerebro activo:los enfermos de Alzheimer tienen un claro incremento en las habilidades motoras y la conciencia cognitiva cuando juegan al ping pong
  • Mejora la coordinación:la pelota de ping pong se mueve rápidamente y ayuda a mejorar la coordinación mano-ojo, que es fundamental para la escritura.
  • Mejora el equilibrio:El permanecer equilibrado y ser capaz de cambiar rápidamente de dirección son clave para tener éxito en un partido de ping pong.
  • Estimula varias partes diferentes del cerebro:Al anticipar el disparo de un oponente, un jugador usa la corteza prefrontal que es la que se encarga de la planificación estratégica, que es fundamental para planificar y ejecutar planes y acciones a la hora de estudiar, por ejemplo. El ejercicio aeróbico de la actividad física del juego estimula el hipocampo, la parte del cerebro que es responsable de la memoria a largo plazo.

El ping pong es un juego que obliga a tomar decisiones estratégicas en tan sólo una fracción de segundo. Por eso muchos neurocientíficos centran en  el tenis de mesa sus investigaciones.

En Los Ángeles se ha desarrollado un programa donde participan pacientes diagnosticados con degeneración neuronal o demencia. Desde que comenzaron a jugar en sesiones de media hora tres veces a la semana, su memoria ha mejorado notablemente.

La Universidad de British Columbia  en Canadá ha demostrado que el ejercicio aeróbico que se hace al jugar  ping pong de forma regular puede ayudar a aumentar el tamaño del hipocampo, área del cerebro que ayuda a aprender y recordar.

Por otra parte, King’s College de Londres se encuentra actualmente haciendo un estudio sobre los beneficios del ping pong, donde se compara la actividad cerebral de aquellos con Alzheimer que lo practican, con aquellos que no lo hacen. Científicos de esta institución han encontrado que el tenis de mesa reduce síntomas como la falta de concentración y mejora la memoria de aquellos que viven con la enfermedad.

Un estudio clínico de 1997 realizado en Japón muestra que los pacientes con enfermedad del cerebro que jugaron ping pong con regularidad experimentaron un aumento en la función cerebral y la conciencia, y la disminución de la demencia y la depresión. Eso es porque el deporte activa múltiples regiones del cerebro y aumenta el flujo sanguíneo cerebral, mejora la agilidad de los jugadores, el estado de alerta y estado de ánimo general.

En el estudio midieron sus habilidades de razonamiento, comunicación y memoria. Una muestra de 3.000 personas mayores jugadores de tenis de mesa mostró que la función del lóbulo frontal, aumentó después de dos minutos de juego. Una muestra adicional de 113 pacientes con enfermedades cerebrales y la demencia, que fueron puestos en un programa de rehabilitación basado en ping-pong mostró una mejoría física, mental y emocional después de un período de 10 meses. El número de pacientes dependientes de una silla de ruedas pasó de 42 a 15, y los que podían caminar sin asistencia aumentó de 41 a 66. El número de pacientes que sufrían de depresión aguda se redujo a la mitad. Más de 70 pacientes que tenían demencia rebajó su calificación después del período de estudio, 25 de ellos resultaron en las pruebas “normal” cuando su régimen de ping-pong se completó.

El tenis de mesa es un deporte inclusivo con multitud de beneficios para las personas con algún tipo de discapacidad.

Tiene bajo riesgo de lesiones. Al no necesitar de un material deportivo pesado, el riesgo de colisiones o caídas se reduce, lo que no quiere decir que no se requiera de una buena preparación física y calentamiento sobre todo para jugar a nivel profesional. El movimiento de la mano con la pala de ping pong aunque es un movimiento rápido no es de gran impacto para las articulaciones.

Otro de sus principales beneficios es que es un deporte en el que no hay contacto físico entre los jugadores. Esto quiere decir que podemos beneficiarnos de todo lo que concierne a un deporte que requiere gran energía como, por ejemplo, el fútbol, sin correr el riesgo de lesiones por colisión en los brazos, los hombros o las piernas.

En resumen, uno de los principales problemas de salud de los niños en los últimos tiempos es la falta de atención, concentración, así como un excesivo sedentarismo. El ping pong, consigue desarrollar la capacidad de la atención y concentración, ya que el campo de juego es de proporciones reducidas así como la pelota. Unido a la velocidad de juego, de forma involuntaria se alcanza un alto grado de concentración.

Otro de los puntos fuertes del tenis de mesa es que ayuda a la toma de decisiones rápidas bajo la sana presión de querer ganar al rival. Es un deporte motivador y que desarrolla la inteligencia ya que obliga a intentar discernir el juego del oponente. El tenis de mesa también desarrolla las capacidades y herramientas de socialización, tan importantes en unos tiempos caracterizados por el individualismo.

 

Todo esto es verdad, y está muy bien, pero lo más importante es que, además, es muy divertido, por eso en Tolerancia Cero vamos a hacer Quedadas para practicar ping pong, así que os animamos a quedar en algún parque donde haya mesas de ping pong, en algún club social o en casa de alguna familia que tenga una mesa y simplemente jugar: dobles, sencillos, haciendo una ronda alrededor de la mesa, jugando adultos y niños en el mismo equipo, en equipos diferentes, etc. Seguro que volvéis a repetir la quedada 😉

Tolerancia Cero organiza su primera Kedada para jugar ping pong, un deporte divertido que ayuda a mejorar la atención, la memoria a largo plazo, la concentración y otras muchas cosas más. Ven y descúbrelas.

No importa la edad ni la habilidad que tengas, sino que juegues, te diviertas y aprendas. La cuestión no es ganar. Es tratar de mejorar.

Lugar: Sede de Tolerancia Cero: C/ Cerro de la Campana, 71. Mairena del Aljarafe (Sevilla)

Día: 24 de Febrero

Hora: 12.0O hrs.

Inscripciones: escribir a info@toleranciacero.org.es indicando nombre, edad de los jugadores y nivel (principiante, intermedio o avanzado).

Related Posts

One Comment

  1. avatar
    ¡Disfruta de los beneficios de jugar al ping pong! – Tolerancia Cero
    19 febrero, 2018 at 10:13 am Responder

    […] El Ping Pong medicina natural para la mente. […]