La edad, la sensitividad materna y el vínculo

Mary Ainsworth se dedicó a corroborar las teorias de John Bowlby mediante observaciones que estaban relacionadas con la vinculación afectiva que había entre madre e hijo. Así en su trabajo con niños en Uganda, encontró una información muy valiosa para el estudio de las diferencias en la calidad de la interacción madre-hijo y su influencia sobre la formación del apego. Ainsworth encontró tres patrones principales de apego: niños de apego seguro que lloraban poco y se mostraban contentos cuando exploraban en presencia de la madre; niños de apego inseguro, que lloraban frecuentemente, incluso cuando estaban en brazos de sus madres; y niños que parecían no mostrar apego ni conductas diferenciales hacia sus madres. Estos comportamientos dependían de la sensibilidad de la madre a las peticiones del niño.
Tanto Ainsworth como John Bowlby plantearon que la sensibilidad materna es un factor que se asocia al desarrollo de un apego seguro en el niño, lo cual ha sido respaldado por diversos estudios a lo largo del tiempo. De esta manera, el niño que posea un apego seguro tendría menos posibilidades de desarrollar problemas de conducta a lo largo de su vida.
John Bowlby dedujo que la receptividad del cuidador era crucial como determinante de la seguridad del apego.
La calidad y las vicisitudes de las relaciones tempranas son determinantes en el desarrollo de la personalidad y de la salud mental de las personas

Sensitividad es la capacidad del adulto de leer y comprender:

⦁ Los signos no verbales de un bebé o lactante
⦁ Sus estados emocionales
⦁ Respetar la alternancia de los diálogos interactivos

Insensitividad es la falta o pobreza en las respuestas adaptadas en relación al bebé o respuestas muy intrusivas o poco respetuosas.

Hay cuatro estilos de regulación en relación a la sensitividad materna:

a) Madres sensibles, capaces de percibir una amplia gama de emociones
b) Madres replegadas emocionalmente, no disponibles, donde el niño minimiza los afectos negativos, niños que desactivan prematuramente las emociones.
c) Madres que no responden de forma adaptada a las emociones negativas y el niño maximiza la expresión emocional para aumentar la probabilidad de presencia del cuidador. El niño tendría una hipervigilancia emocional.
d) Madres que son a la vez figuras de apego y de peligro que provocan un sentimiento de parálisis y desorientación, son madres en las que hay una gran concentración de dolor.

Fuente : Maite Urizar Uribe, Psiquiatra.

Factores predictivos de sensibilidad materna en infancia temprana

Hay un estudio que analiza la edad de la madre como factor de sensibilidad:
En el estudio de Demers, Bernier, Tarabulsy y Provost (2010), al comparar madres adolescentes con madres más adultas, se concluye que las madres más adultas utilizan proporcionalmente menos manifestaciones negativas con los niños que las adolescentes. Lo mismo sucede para el puntaje global de sensibilidad en torno al nivel educacional y el nivel socio económico explicando prácticamente el mismo porcentaje de variaciones. Sin embargo, la edad de la madre podría influir en la capacidad de la madre de ser sensible a las necesidades de sus hijos.
La relevancia de poder explicar la sensibilidad en torno a las variables de edad de la madre, nivel educacional de la misma y nivel socioeconómico, está en que otorga la oportunidad de identificar factores de riesgo para madres poco sensibles.

Fuente : M. Pía Santelices , Chamarrita Farkas, María Fernanda Montoya, Francisca Galleguillos, Claudia Carvacho, Anastasia Fernández, Loreto Morales, Claudia Taboada, Erika Himmel.Pontificia Universidad Católica de Chile.

Leer más sobre : Riesgo de Negligencia Materna (pdf)

Libros recomendados :