Las etapas de la integración familiar. Vinyet Mirabent

ETAPAS DE LA INTEGRACIÓN FAMILIAR (Brodzinsky,D)

ANTICIPACIÓN:

Relativa a las expectativas y fantasías de la familia y el niño antes del encuentro y su llegada real.

ADAPTACIÓN:

1ª fase: la inmediata a la llegada del niño. Supone una exploración mutua entre padres e hijo y la adaptación de las mutuas expectativas a la realidad.
ACOMODACIÓN – LUNA DE MIEL

El niño: Ambivalencia emocional

– Gran esfuerzo emocional. Recelo. Miedo. Nerviosismo. Ansiedad. Desconfianza. Muestras de cariño, alegría, absorbencia.

– Indiferenciación: va con todos, no llora ante el dolor.

– Sentimientos de pérdida: cuando ha establecido vínculos anteriores.

– Desorientación ante los cambios de vida. Necesidad amoldarse.

– Patrones y hábitos del orfanato: autonomía precoz.

– Posible inquietud y/o agresividad (Berástegui 2005). Dificultad para entretenerse (ansiedad, no sabe jugar).

– Progresivos cambios espectaculares: físicos, lengua..

Los padres:

– Tránsito hacia la parentalidad. Cambio de roles en la pareja.

– Desorientación inicial. ¿Qué le ocurre? ¿Qué necesita?.

– Cansancio, estrés (más trabajo). “Necesito desconectar”.

– Temor a que no se vincule, se va con todos.

– Riesgo de “equivocar” el diagnóstico: necesita niños, con nosotros se “aburre”, es hiperactivo…

– Satisfacción por los cambios espectaculares. Sensación de que ya está adaptado.

(Berástegui, A.. La adaptación familiar en adopción internacional: retos y esperanzas. Conferencia. Madrid 2005).

2ª FASE:

Supone el surgimiento de sentimientos, actitudes y comportamientos anteriores a la adopción por parte del niño y a menudo también por parte de los padres (añoranza de la libertad anterior…) Se pone en juego el establecimiento sólido del vínculo.
Alejamiento, provocaciones, rechazo: expresión de necesidades profundas, hacia la vinculación sólida.

El niño:

– Ambivalencia: entre el cariño y el alejamiento.

– Baja autoestima, sentimientos de culpa.

– Regresiones

– Caprichos: comía de todo, ahora no… ¿Lo estamos malcriado?.

– Actitudes provocativas. Desafíos: poner a prueba.

– Inseguridad: temor a un nuevo abandono.

– Irrupción sentimientos pérdida, rabia, tristeza…

Los padres:

– Perplejidad. Desorientación: “¡Tan bien que íbamos!” “¿Qué pasa ahora?” “¿Lo hacemos bien?”

– Dudas: ¿Cómo reaccionar? ¿Ponernos estrictos? “¿Está caprichoso?”…

– Temores: ¿Este carácter le vendrá de herencia?

– Nos pide cosas de más pequeño: ¿Qué es lo mejor?

– Dificultades para comprender qué necesita

REESTABILIZACIÓN:

Se produce cuando los miembros de la familia llegan a un nuevo equilibrio en su interactuación, basado en el reajuste de actitudes y expectativas. Brodzinsky,D. Palacios,J. (2005). “Psychological Issues in adoption”. Praeger. Wetsport

ACTITUDES FAVORECEDORAS DEL VÍNCULO EN LA ACOMODACIÓN

1ª FASE:

Estar preparado para asumir los propios cambios y estrés como padres.

  • Informar al niño: Debe oír a menudo quiénes son estas nuevas personas con las que vive, que no volverá atrás y que será para siempre.
  • Aceptar. Consolar y dar apoyo a sus sentimientos de pérdida (verbalizados o expresados en la conducta).
  • Vigilar el tono de voz, no entiende el idioma pero sí la música.
  • Presencia de los padres en casa: tiempo de dedicación, disponibilidad y accesibilidad…y paciencia (el niño no va a cambiar modelos de relación rápido)
  • Filtrar estímulos y nuevas personas: evitar en lo posible el estrés de niño, debe asumir muchos cambios en poco tiempo.
  • Compartir actividades: jugar, leer, abrazarse, mirarse al espejo. Importancia del lenguaje corporal.
  • Observar y escuchar para conocerle.
  • Instaurar rutinas consistentes, entorno estructurado: no exponerlo a nuevas separaciones de los padres y del entorno conocido.
  • Dar importancia al mundo sensorial del hijo: el vínculo se crea a partir del mundo de sensaciones, sentirse acariciado, mirado…
  • Tolerar conductas de auto estimulación (restos soledad orfanato)
  • Capacidad para regular sus reacciones en la relación con el niño
  • Capacidad de promover el diálogo reflexivo
  • Capacidad para comunicar sin distorsión (ni minimización, ni engaño, ni verdades a medias).

Empatía y comprensión de necesidades: capacidad para captar, sensibilidad, entender y aceptar los sentimientos y actitudes del hijo. Comprensión de sus estados mentales.

ACTITUDES FAVORECEDORAS DEL VÍNCULO EN LA ADAPTACIÓN

2ª FASE:

  • Firmeza y consistencia, capacidad para establecer límites adecuados basados en lo que conviene al niño. No autoritarismo. Flexibilidad en la normativa, la guía es la comprensión, no la norma
  • Compartir sus emociones. Aceptar – entender regresiones.
  • Estabilidad familiar y capacidad para mantener ritmos y hábitos cotidianos que den seguridad. Evitar los cambios bruscos o frecuentes
  • Capacidad para jugar e interaccionar positivamente (a pesar de momentos difíciles).
  • Capacidad para aguantar la provocación y agresión.
  • Ayuda del entorno próximo: amigos y familiares.
  • Capacidad para pedir ayuda.
  • Capacidad para sentirse felices con pequeños progresos del hijo.

ACTITUDES FAVORECEDORAS DEL VÍNCULO

  • Humor. Capacidad para relativizar. Búsqueda de espacios personales donde encontrarse.
  • Preparar al hijo ante los cambios. Tiene mayor sensibilidad. (Colonias escolares, vacaciones…)
  • Expectativas realistas: no pedirle lo que no puede dar. Retardar las gratificaciones que se esperan del hijo.
  • Tolerancia a las propias ambivalencias.
  • Explorar sentimientos acerca orígenes y familia biológica del hijo
  • Establecer rituales de pertenencia: Comunicación abierta

Objetivo fundamental: ayudarle a realizar el tránsito de saberse adoptado a sentirse hijo. (Grau,E. Mora,R.)