Las trabas escolares. María Martín Titos

Primer aniversario de la publicación del libro Mariposas en el corazón. La adopción desde dentro.

escuela-mariposas1El colegio tampoco nos lo ha puesto fácil. Es una fuente importante de estrés. El primer año fue bien. La maestra estaba asombrada del poder de adaptación de la niña. Pero todo cambió cuando entró en primaria. Aquel curso empezamos a recibir notas y a ir a tutorías. Sus profesores no entendían que mi hija tuviera que hacer un esfuerzo maratoniano para ponerse al nivel de sus compañeros.

Con el niño la cosa no fue mejor. El paso de infantil a primaria fue un infierno. Tuvimos la desgracia de que le tocó una profesora con un método muy recto e intransigente, que educaba con unos valores muy diferentes a los que nosotros le estábamos inculcando a nuestro hijo. Por ejemplo, tenía la costumbre de comparar a los niños entre ellos, a ponerles etiquetas, en definitiva, a ridiculizar a los menos sobresalientes. Mi pequeño sufrió varios episodios de estrés en aquella etapa, empezaron a surgir nuevos miedos y frustraciones. […] […] Cuando escribo sobre este tema sufro. Me vienen a la cabeza todos los llantos y frustraciones que tanto dolor ha causado a nuestros hijos. Han sido muchas noches sin dormir junto a mi marido. Nos encontrábamos desorientados y sin saber cómo ayudarlos.
Echando la vista atrás, recuerdo que siempre estuvimos dispuestos a trabajar con la escuela, poniendo todo de nuestra parte. Siempre hemos sido conscientes de que la educación es un trabajo en conjunto.

Al principio te desesperas, les regañas y se crea en casa un clima irrespirable de estrés. Poco a poco empiezas a darte cuenta de que algo no encaja. Vas a una tutoría, explicas la situación personal de tus hijos y, para tu sorpresa, te dicen que tu hijo ya lleva tres años en España y está más que adaptado. Que es muy inteligente para lo que quiere. Que aprendió el idioma en un mes. Lo que hay que enseñarle es que tiene que estar quieto en clase. Les llevas guías de grandes profesionales, con la mayor humildad posible, pensando que los van a recibir con las manos abiertas y te encuentras con la frase: «Esto es como decirle a un cocinero cómo cocinar», mientras miran el reloj porque llevas más tiempo de tutoría del que te corresponde.
Estos niños tienen unas características especiales. Dependiendo de su historia tendrán más o menos dificultades. […]

escuela2-mariposas2[…] Hay que comprender su situación y comprender que demandan más atención que otros niños. Necesitan un cariño extra que aseguro que para la maestra o maestro se verá multiplicado por mil. No tenemos que olvidar que nuestros hijos son unos luchadores y que tiene una constancia increíble. Es necesario que la escuela tome conciencia de que los niños acogidos o adoptados necesitan una adaptación en muchos sentidos. Y no es tanto académica, porque suelen ser niños muy inteligentes; es más bien afectiva.
Han vivido muchos años careciendo de esos cuidados que todo niño debe tener desde que es concebido. Porque lo que para sus compañeros no es importante para nuestros hijos lo es, y mucho. Un pequeño gesto de cariño puede hacer que el niño se motive en una materia o trabaje de manera increíble.

Cuando se da el caso de escolarizar a un niño con autismo, o con síndrome de Down, por ejemplo, donde sí hay una característica física apreciable, no hay ninguna de duda en activar un protocolo para ayudarlos. De igual manera, todo niño adoptado que es escolarizado tiene ciertas necesidades especiales que deben ser atendidas adecuadamente. Sin embargo, todo esto es ignorado por el sistema educativo, poniendo a estos niños en clara desventaja con sus compañeros, torpedeando su autoestima a diario y hundiendo en lo más hondo todas las aptitudes y bondades que estos niños puedan tener.
Es una pena que, siendo los niños adoptados de media más inteligentes que el conjunto de sus compañeros, sus padres nos tengamos que hacer a la idea de que probablemente fracasen en sus estudios, y que la estadística nos indique que hay un techo que no van a poder traspasar.
Por desgracia, pienso que la escuela es, para estos niños, la fuente de estrés más grande con la que se encuentran.

 

Extracto del capítulo: “Con la Luna de testigo. Elementos desequilibrantes en el proceso adoptivo”. Del libro Mariposas en el corazón. La adopción desde dentro

 

gracias

 

|María Martín Titos

|Escritora y guionista.

 

 

Sobre la autora:

IMG_4421RN - cc|María Martín Titosmariamartintitos@gmail.com

|Escritora y guionista.

|Creadora, coordinadora y autora del libro coral Mariposas en el corazón. La adopción desde dentro y Coautora del cuento ¿De qué color es mi mariposa?

|Técnica en Comercio y Marketing Internacional. Máster en Mediación y Orientación Familiar.

| Más de diez años de experiencia y preparación en maltrato infantil, adopción y necesidades especiales. Creando espacios para que las familias adoptivas y de acogida tengan voz y puedan compartir sus experiencias. Actualmente trabaja en diversos proyectos sobre adopción y escuela, coordinando talleres y actividades e impartiendo charlas para los centros educativos y sus familias.

 

boton compra mariposas

boton comprade que color es