Ni mudable ni provisional. Mercedes Moya

Primer aniversario de la publicación del libro Mariposas en el corazón. La adopción desde dentro.
mudable0025

Me horrorizaba ser para mis hijos sólo un obstáculo, un incordio; poco más que alguien que les abastecía, les marcaba los límites constantemente y les exigía cumplir unas incómodas normas. Me entristecía que prefirieran quedarse en cualquier sitio donde creyeran que existía una vida sin normas, una vida más divertida sin la pesada de mamá. Seguro que mi hija, cuando soñaba con tener otra mamá, no imaginaba una como yo cuando me pongo en plan sargento para conseguir que obedezcan.

Tampoco yo cuando soñaba ser madre, había pensado en ese papel desagradable que nos toca. Cuando los padres acariciamos nuestros sueños y creamos nuestras propias expectativas no tenemos en cuenta todas estas objeciones. Pasamos por encima de ellas –si es que las consideramos– muy de puntillas y con mucha prepotencia.

[…]

Al principio mis hijos, a su manera, creían que podrían vivir en cualquier casa. Había que entenderlos, en su vida todo había sido mudable y provisional. Nunca se me olvidará la primera vez que salimos de viaje los cuatro y fuimos de visita a casa de unos amigos que tenían una hija –también adoptada– para la que no existían los límites. A mi hija aquel sistema le gustaba más que el nuestro y decidió que se quedaría a vivir allí. Toda cargada de paciencia, apelé a su corazón y le dije que pensara en mí, que sin ella estaría muy triste, a lo que mi hija me contestó que no me preocupara, que ella estaría bien, y que de vez en cuando ya me llamaría. Traté de explicarle que ella no era hermana de aquella niña que la abdujo completamente y que sus papás no podrían cuidar de las dos. Ni corta ni perezosa le preguntó a mi amiga si cuidaría de ella también, a lo que esta contestó que por supuesto. Volví a argumentarle mi dolor al perderla.

–Tenéis a mi hermano –me dijo.

–Pues piensa en él sin ti –le contesté.

–Él va a estar bien y yo también. No hay problema.

Nos costó muchísimo que se subiera al coche y, cuando lo hizo, se pasó todo el viaje diciendo que ella se iba a ir a vivir con su amiga, que no quería estar con nosotros, que se lo pasaba mejor en aquella casa.

Al llegar a casa ya en su habitación, me puse muy seria y esa noche le expliqué que las familias no se escogen, que a ella le costaba entenderlo porque ella ya había tenido dos familias pero que uno no pasa de una familia a otra sin más y que para bien o para mal nosotros éramos sus padres y su familia PARA SIEMPRE y que nada iba a cambiar eso por muy terca que se pusiera.

Me abrazó y, contra todo pronóstico, se durmió feliz. Cuando a la mañana siguiente se despertó sus primeras y felices palabras fueron:

–Para siempre.

maleta001Nunca más pidió quedarse en ningún sitio ni con nadie. En cambio, mi hijo durante mucho tiempo gustosamente se hubiera mudado a casa de mi hermano pequeño y su mujer porque cada vez que los visitábamos se lo pasaba de cine y luego, a la hora de volver a casa, siempre insistía en quedarse a vivir con ellos, ya que no tenían hijos y nosotros, teníamos a su hermana. A mí me dejaría ir a verle cuando quisiera…

Tal vez parezcan meras anécdotas, pero son grandes retos emocionales que hay que afrontar.  No es un camino unidireccional, no puedes poner tú todo el amor. Como mucha gente, nunca me había planteado que también tenía que enseñar a querer y habrá quien piense que los sentimientos no se enseñan ni se aprenden, solo se sienten. Yo antes de tener a mis hijos también lo creía así.

En este proceso de vinculación tenemos que comprender y asumir que también hay que aprender a transmitir cómo nos gustaría ser queridos y, por extraño que parezca a veces, hay que enseñar a nuestros hijos qué significa querer y que los quieran de manera incondicional.

Extracto del capítulo: “Para siempre.Ni mudable ni provisional”. Del libro Mariposas en el corazón. La adopción desde dentro

gracias

 

 Mercedes Moya

Escritora.Creadora y directora de blogs de diferentes temáticas entre ellos y  de temática adoptiva “Al otro lado del hilo rojo (con más de 289.000 paginas vistas)  Y la plataforma virtual de divulgación de recursos y contenidos sobre adopción adopcionpuntodeencuentro.com

boton comprade yo tengo dos

boton compra mariposas

boton comprade que color es