SÍNDROME ALCOHÓLICO FETAL. GUÍA PARA LA ESCUELA. Marga Muñiz Aguilar

cabizbajo sombras11Las consecuencias del consumo de alcohol durante la gestación se conoce como Síndrome Alcohólico Fetal (SAF). Es importante conocer los efectos de su consumo en el feto en formación y su posterior repercusión en el aprendizaje escolar, ya que en algunos de los países de origen de niños/as adoptados, los índices de alcoholismo son muy altos.

La ingesta de alcohol durante el embarazo afecta al feto produciendo defectos congénitos irreversibles.

El SAF afecta de manera importante el rendimiento escolar de los menores, aunque pueda no ser tan evidente como otros síndromes.

De todos los niños con necesidades especiales, aquellos que tienen SAF son los que menos parece que tengan ninguna necesidad especial. Si no se aportan ayudas a estas necesidades, el sistema educativo puede ser injustamente punitivo con ellos.

No existe un tratamiento específico para el SAF, por lo que es importante hacer un diagnóstico precoz y una intervención temprana para que los niños reciban ayuda en el aprendizaje escolar y el área social. La estabilidad familiar también es fundamental.

Para los menores afectados de SAF, hacer las cosas bien es hacerlas lo mejor que sus posibilidades le permitan.

Esta GUÍA  “Síndrome Alcohólico Fetal. Guía Para La Escuela“.  Recoge  lo fundamental para conocer este síndrome a la vez que desgrana los rasgos para reconocerlo y da pautas para convivir con él, ya que a diferencia de otros muchos problemas congénitos que son detectados desde el nacimiento, los niños con SAF tardan mucho tiempo en ser diagnosticados, lo cual les priva de recibir la ayuda y los servicios que necesitan.

tired BN logo12Las personas con SAF, como cualquier otra, muestran un rango muy amplio de niveles intelectuales y discapacidades funcionales que reflejan los diferentes grados de exposición prenatal al alcohol y, por tanto, distintos grados de daño neurológico. Así pues, cada niño/a con SAF tiene sus propias necesidades especiales, problemas y capacidades.

Cuanto más pronto se identifique el problema de cada menor, mejores serán los resultados a largo plazo. El conocimiento de que un alumno tiene una discapacidad ayuda a los educadores a utilizar los recursos para ayudar al alumno/a, en vez de andar preguntándose por qué no se comporta mejor. Entender que ese niño/a tiene necesidades especiales permite que se puedan encontrar aquellas que mejor atiende dichas necesidades.

Para tener acceso a dicha información PINCHAR AQUI
gracias

 |Marga Muñiz Aguilar  Terapeuta y escritora. Logopeda y Orientadora Educativa, trabaja desde hace más de dos décadas con niños que tienen dificultades de aprendizaje. En su web se pueden encontrar muchos recursos y ayuda para superar las dificultades en el aprendizaje..