CAMINARES. Como nos quisieron, nos queremos. Reseña de Mercedes Moya.

Con un magnífico prólogo- invitación de lectura de Maryorie Dantagnan y José Luis Gonzalo Marrodán llega a nuestras manos el libro “Caminares” escrito por Itziar Fernández Cortés con las dinámicas ilustraciones de Zaida Escobar. Un relato ilustrado que cuenta diversas historias y que nos lleva de la mano a reflexionar sobre nuestra propia historia, sobre la de nuestras  personas más importantes de las que a veces nada sabemos: nuestros hijos, nuestros padres, pareja y hasta de esas personas que escogemos como familia aunque no lleven nuestra sangre: nuestros amigos más íntimos. Un mapa de largo recorrido por caminos que a veces da reparo explorar.

Empiezas recorriendo la historia como si pasearas descalzo por un bosque dónde vas encontrándote un paisaje de emociones que según y para cada quien  va a resultar muy diferente.  Sin nombrarlas, el libro hace un recorrido en clave sentimental de los tipos de apego, de las diferentes maneras de afrontar las relaciones con los demás y con uno mismo. Pasado, presente… Página a página, los colores y las formas: los dibujos; las palabras y las frases: las emociones, unas y otras, todas ellas exquisitamente escogidas: expectativas, exploración, autonomía, dependencia emocional, confianza, seguridad, aprendizaje… van configurando un paisaje interior distinto para cada tipo de apego invitando a que uses tu brújula interior, para que entiendas por donde pasa cada camino, de dónde vienen, de dónde vienes … y aviso para navegantes de su autora : «Los estilos de apego que aquí detallamos no son compartimentos estancos, tampoco son estables y permanentes, aunque podamos tender hacia alguno de ellos” .

“Los vínculos afectivos van dejando huella y son la base sobre la que construimos nuestra historia de vida. Dependiendo del relato que podamos contarnos a nosotros y nosotras mismas, afrontaremos nuevas experiencias y relaciones, construiremos nuestra forma de ser y nuestra confianza en el mundo”.

 “Caminares pretende ser una mirada que legitime, una narrativa que explique y nos ayude a comprender que todos y todas aprendimos a querer a partir de cómo nos sentimos queridos”.

Finaliza el recorrido con una referencia a Pepa Horno y recomendando sus  estrategias para la construcción de un vínculo afectivo seguro y un itinerario en forma de preguntas propuestas para ayudarte a configurar tu propio paisaje interior y el de las personas que te rodean y que también lo configuran.

Un recorrido que ayuda a “Rememorar su historia, traerla al presente, evocar recuerdos y personas significativas, sentir y comprender el impacto o la huella que todavía persiste al acercarnos a su niño o niña interior. Analizar con ella como todo esto ha influido en el desarrollo de su personalidad y ayudarla a entender que lo que fue adaptativo ayer, puede generar sufrimiento ahora».

Todo ello permitirá comprender como hemos ido ajustando “la brújula que nos guía en el mundo de las relaciones interpersonales». Y será la mejor «excusa que te lleve al recuerdo de la primera infancia desde el respeto, porque siempre lo hicieron lo mejor que pudieron.»

Caminares , es una herramienta personal, por supuesto, pero también muy útil para ayudarnos a comprender a nuestros hijos e hijas adoptados, (lo recomiendan a partir de nueve años) y para ayudarles a ellos también a conocerse, a abrirse y a través de este relato acompañado de acuarelas que «favorecen también ese acercamiento imaginario a temas que a veces son dolorosos de afrontar,  como un modo más seguro y menos retraumatizante que con la palabra directa, pura y dura.»

 Reseña de Mercedes Moya


Related Posts