La segunda adquisición del idioma, un problema específico para los niños de adopción internacional. Boris Gindis

Es un hecho conocido que los niños no alcanzan el mismo nivel en su desarrollo lingüístico exactamente al mismo tiempo. Su nivel de desarrollo puede variar en varios meses o hasta 1 año y no hay ninguna evidencia, por ejemplo de que “los habladores tardíos” sean mas fluidos que «los habladores precoces». Sin embargo, aún con cierta flexibilidad, la adquisición de la lengua se aplica en todas las culturas entre los 3 a 5 años. Esta norma general que existe en occidente son aproximadamente también aplicables a todos los niños adoptados de Rusia o China.
Por ejemplo, en cuanto a la lengua expresiva, un niño habla unas palabras en su primer cumpleaños, seis meses más tarde su aumento de vocabulario puede ser de diez veces. A los dos años un niño rutinariamente ensarta palabras en oraciones simples, y sólo un año más tarde, con 3 años un niño puede tener un repertorio de unas mil palabras, produciendo la llamada verbalización funcional, que es comprendida ya fuera de la familia.
Si en cambio, un niño de tres años puede producir sólo aproximadamente tres docenas de palabras que sólo su madre puede entender, y para conseguir los deseos de la madre, esta tiene que utilizar gruñidos y gestos, consideramos a este niño que tiene de problemas de lengua. Los médicos en Rusia trabajan de la misma manera cuando indican en sus informes médicos: «retraso en el desarrollo de lengua «.

¿QUÉ SENTIDO TIENE EL TÉRMINO RETRASO DEL DESARROLLO DE LENGUA?

En los certificados médicos rusos de niños de orfanato es el diagnóstico más común que se encuentra por encima de los tres años. Parece un rasgo estándar de cualquier niño de orfanato ruso. A veces se nombra un diagnóstico específico por ejemplo disartria (que significa la articulación del lenguaje defectuosa) y puede ser mencionada como una situación que puede ser mejorada, recomendando la asistencia de un logopeda. En la mayoría de casos se encuentra sólo una declaración general sobre retraso de desarrollo de lenguaje sin datos específicos.
Un psicopedagógo que realice la evaluación de lenguaje es lo mas correcto a la llegada del niño al nuevo país. Pueden aparecer una amplia gama de déficit del lenguaje lo que a veces requieren la atención inmediata. Cuando los médicos rusos ponen «retraso del lenguaje » en el certificado médico del niño no se hace tan ligeramente. El hecho que sea un diagnóstico común no significa que lo otorguen automáticamente a todos, por lo que lleva poca importancia. Los problemas de lengua, lamentablemente, son el déficit más común en niños de orfanato.

Según los últimos estudios de neuropsicología los niños de larga estancia en orfanatos probablemente van a tener alguna predisposición neurológica para los problemas relacionados con lengua debido a la carencia de la mediación específica normal proporcionada por los adultos. Cuanto más tiempo se queda un niño en un orfanato, mas alta es la probabilidad de aparición problemas relacionados a lengua.

LA SEGUNDA ADQUISICIÓN DEL IDIOMA COMO UN PROBLEMA ESPECÍFICO PARA UN NIÑO DE ADOPCIÓN INTERNACIONAL.

El niño ahora tiene que adaptarse a la vida en una familia, que es lo contrario a la vida anterior de institución, a un ambiente nuevo físico y tecnológico, a un entorno nuevo cultural y social, a unos desarrollos nuevos en la escuela. Pero todos los niños tienen que comenzar conociendo el idioma, porque el proceso entero de adaptación a una vida nueva esta mediado por el lenguaje. Por lo tanto, la adquisición del idioma es la habilidad más crucial para ser aprendida en su primer año en familia.

Todos los niños, más pronto o más tarde, aprenderán a comunicarse en el nuevo idioma. Y lo harán de manera natural en un proceso de adquisición para exponer el modelo negativo emocional y conductual que esta relacionado con los problemas de comunicación, como:
– Su frustración,
– Su cólera,
– Las rabietas, etc.

Los factores de personalidad y así como el grado de su habilidad del lenguaje materno anterior puede influir en la adquisición del nuevo idioma. De otra parte, el grado de adquisición del mismo no es un indicador directo de capacidades generales cognoscitivas. Este es un proceso muy complejo donde las capacidades intelectuales son sólo uno de muchos factores y en ningún caso es una reflexión directa de inteligencia.

Prácticamente todos los niños adoptados aprenderán a hablar el nuevo idioma sin un acento. Hay la evidencia sólida científica de que mantener o perder el acento está relacionado con la etapa del desarrollo en la adquisición de lengua, donde la pubertad, es la línea divisoria. Los que recogieron una lengua antes de la pubertad tienden a perder su acento, mientras después de la pubertad la tendencia es de mantener un acento.

Una presencia limitada del idioma del país adoptante que aparezca en estos niños nunca debería ser el factor decisivo para su situación académica. Por otra parte, la colocación en la escuela se debería tener en cuenta el factor de adquisición del idioma.

Un niño de 7 años que llegó hace tres meses, que se manifiesta con una fluidez limitada en el nuevo idioma puede parecer «retrasado» y que haga reducir la marcha a sus profesores. Sin embargo, su nivel evidente de funcionamiento se puede ver como un resulta do directo de su habilidad para la articulación del nuevo idioma.

La situación académica en el nivel adecuado siempre debería ser una decisión sumamente individualizada basada en la cuidadosa consideración de muchos factores. La situación académica según «el nivel edad» como por lo general es practicada, puede no servir con muchos niños adoptados. Así la “promoción» con el nivel de grado apropiado de su edad puede conducir a la frustración del niño y de su nueva familia. La presión académica sobre un fondo de aculturación general, la adquisición del idioma y la posible existencia de problemas neurológicos particulares puede ser un “psicológico cóctel molotov » lanzado a la familia.
Parece ser que una valoración que lo sitúe en un grado demasiado alto, es por lo general un error más serio que la infravaloración, que lo sitúe en un grado demasiado bajo. Nunca es tarde hacer cambios, reconsiderar, e intentar otra opción si se siente que se hizo un error con el nivel del curso del colegio.

En niños de familias inmigrantes en los que se ha desarrollado bien las habilidades de lengua materna, por lo general adquieren la segunda lengua más rápidamente y más fácil. La noción entera de la educación bilingüe está basada en esta observación. Por tanto, es evidente que la mayoría de niños post-institucionalizados con debilidades en su lengua materna les será difícil el estudio de su nuevo idioma.

La diferencia más obvia entre la adquisición de la nueva lengua en niños inmigrantes y adoptados por encima de los 4 años está en su modelo respectivo de creación de lengua. Para los niños de familias inmigrantes una segunda adquisición de lengua a menudo esta basada en un supuesto modelo aditivo, mientras para niños adoptivos casi siempre esta basado en un modelo privativo. Vamos a explicar estos términos. En el proceso de segunda lengua que se aprende hay una relación dinámica entre las primeras y segundas lenguas, pudiéndose cambiar su predominio, su importancia subjetiva y su dominio relativo.

Si en el proceso de adquisición de la lengua materna se disminuye en su empleo y es substituido por una segunda lengua tenemos el modelo supuesto «privativo» de segundo estudio de lengua. Cuando la segunda lengua es agregada a las habilidades del niño sin peligrar sustancialmente su lengua materna llamamos este el modelo «aditivo» de bilingüismo.
Pero también todo es relativo y en muchas familias inmigrantes con su lengua materna totalmente funcional uno puede observar el modelo privativo que prevalece sobre el aditivo. No hay nada de asombroso: la lengua es una función, que si no se usa se pierde, como cualquier otra parte del organismo. Todas las funciones tienen un rasgo común prominente: solo existen sólo si se están utilizando. «O se usa o se pierde » como se dice. Si una lengua no se utiliza desaparece. En un niño adoptivo (dentro del primer año en su nuevo hogar) la lengua materna se extingue rápidamente y la nueva lengua la asume.

El ritmo de perdición y de substitución , sin embargo no coincide. La lengua perdida ocurre mucho más rápido que el dominio de la nueva. Pero la demanda de las tres aplicaciones de la lengua, como la comunicación, la regulación de comportamiento y de operaciones cognoscitivas está tan conservada como siempre. Y aquí es donde una serie de acciones sistemáticas y apropiadas deberían también ocurrir en el niño adoptivo.

Puede ser una dirección errónea, en mi opinión, la educación y actividades bilingües relacionadas, que se realizan en muchos sitios. Estoy en contra de la cultura bilingüe en un niño adoptado para los motivos siguientes:
Analicemos las vidas infantiles en una familia monolingüe de *habla inglesa, no en una familia bilingüe inmigrante. Su ruso no tiene ningún significado funcional o sentido personal para ellos, mientras necesitan el *inglés funcional para su supervivencia diaria. Su ruso no será apoyado (hablado) por su familia, pero esa misma familia le proporcionará el modelo de inglés apropiado . La educación bilingüe o  apoyos (para sólo una parte del día y sin el lenguaje de la familia) posiblemente conducirán a una turbación en la comunicación y mezclar el acondicionamiento verbal. La educación bilingüe en este caso sería un gasto de tiempo y recursos así como impedir el estudio del niño del inglés*.

En los niños de todas las edades, tienen los mismos problemas en la adquisición de una nueva lengua, el grupo de mayor riesgo esta entre los 4 a 8 años de edad. Los niños adoptados antes de los 4 años tienen, al menos, una etapa de desarrollo para su nueva lengua antes de que entren en el **colegio. Los niños más mayores de 8 años en muchos casos han aprendido ya a leer y escribir en su lengua materna y tienen una oportunidad de transferir sus habilidades de lengua cognoscitivas a su lengua nueva.
Los problemas de lengua en niños más mayores de 8 años son relativamente fáciles de identificar y las terapias de rehabilitación probablemente van a dar buenos resultados. Los de entre 4 y 8 literalmente se caen en el pozo de la no detección. Sus problemas de lengua son difíciles de señalar porque están ocultos por la dinámica de segunda adquisición de lengua, que está sobre todo en la comunicación, no en el área cognoscitiva. Los padres adoptivos por lo general están asombrados y contentos por el progreso de los niños en dominar habilidades de comunicación básicas y no ven ninguna razón evidente en cualquier esfuerzo remediador. El problema consiste en que cuando se hace evidente el error, puede requerir mas esfuerzos y lograr un grado menor de éxito.
[…]

ESTRATEGIAS Y RECURSOS DE LOS PROBLEMAS RELACIONADOS CON LA LENGUA

Deben ser considerados en el contexto del colegio y de la familia. Primero se debería comenzar con evaluaciones apropiadas: del pediatra experto y del psicopedagógo. En el medio apropiado y por los profesionales adecuados. Es frecuente que los pediatras o profesores asuman una la actitud «de espera», que un tutor escolar rechace una demanda de evaluación para esperar a que antes aprenda mas el idioma. El ”esperar y ver “ es la posición mas frecuente. A menudo es difícil diferenciar un desorden de lengua genuino de una tardanzas temporales de habilidades de lengua en general y de una segunda adquisición de lengua en particular.

El problema con niños adoptados consiste en que la base neurológica de su desarrollo parece estar más débil que en el resto de la población infantil en general. Sus posibilidades para la recuperación espontánea parecen ser menores que en la población en general. Por lo tanto, la ayuda oportuna es más crucial para ellos. Así que no podemos permitirnos perder el tiempo sin una nueva intervención apropiada para ellos. No hay ninguna recomendación, cada caso es individual, pero estadísticamente, sus posibilidades para la mejora significativa del funcionamiento total de un niño son más altas si se comienza cuanto antes, con la metodología y terapia adecuada.

La evaluación debe ser hecha por un profesional cualificado. Con niños más mayores de cuatro años debe realizarse una evaluación bilingüe (en el idioma materno). Este tipo de evaluación bilingüe no es fácil encontrarlo ***.
Esta forma de terapia del lenguaje personalmente estoy convencido de que muchos niños de orfanatos rusos mayores de 4 años necesitan esta terapia específica que debe reflejar todos los aspectos del leguaje, la gramática, la sintaxis, el vocabulario, el razonamiento etc., con objetivos prácticos anuales y a corto plazo.

LA LENGUA COMO UNA FUNCIÓN PSICOLÓGICA. Boris Gindis, Ph.D.,NYS Licensed Psychologist. Leer el artículo completo : lengua_func_psico

NOTAS DE TRADUCCIÓN:
* Recupero el texto original traduciendo directamente del inglés para mayor expresividad.
** En EE.UU. la escolarización es más tardía.
*** Un profesor de idiomas del país de origen o un médico inmigrante, podrían servir para nuestra
orientación.)

Related Posts